13 de abril de 2014

Los pies preciosos



Si usted tuvo a bien leer mi anterior colaboración, cosa que le agradezco enormemente, recordará que acabé planteando cuál es la insignia con la que nos mostramos al exterior, es decir, si en mi vida diaria demuestro que Cristo va conmigo.
                Hoy les contaré una pequeña historia de cómo esto puede ayudar mucho a las personas que nos rodean. Sucedió hace un par de años en un hospital valenciano. Nuestros protagonistas son dos padres que están sufriendo el calvario de ver cómo su hijo recién nacido se debate entre la vida y la muerte. Los acontecimientos los superan por momentos y saben que la situación es crítica. Cuentan con el ímprobo esfuerzo de todo el equipo de médicos y enfermeras para luchar la vida del pequeño, con el apoyo incondicional de amigos y familiares que les prestan ayuda, consuelo y oración. Pero la incertidumbre se va apoderando de ellos. Demasiadas dudas. Demasiados interrogantes. Demasiados miedos.
                Y ahí aparece nuestra insignia. Son dos pies pequeños -dos pies preciosos, como luego sabrán- prendidos de la bata de uno de los médicos. Y a partir de ahí, una charla, emocionada e intensa, acerca del sentido que tiene la vida y de cómo hay que luchar por ella. Desde entonces, si bien los hechos no toman el rumbo que ambos hubieran querido, saben que no están solos. Que en su sufrimiento y en su desesperación Dios se ha hecho presente. Que llora con ellos, que sufre con ellos y que se alegra con cada avance, con cada pequeña noticia.
                En muchas ocasiones la vida nos da presenta realidades que no sabemos si podremos afrontar. Son esos momentos en que la vida nos presenta nuestra cruz. Sabemos que solos no podemos soportarla y que la única manera es que Cristo, por mediación de alguien, nos ayude a hacerlo. Aquellos padres lo descubrieron en la insignia de  aquel médico y su fabuloso equipo.
                Es curioso cómo un sencillo y diminuto objeto puede llegar a significar tanto. ¿De verdad no vamos a compartirlo?

No hay comentarios: