11 de diciembre de 2013

Usted verá

El anuncio del cierre de Canal Nou después del ERE anulado ha sido, sin duda, la noticia de la semana. Mucho se ha escrito y se escribirá acerca de ello (noticia que lamento profundamente y que me gustaría que se corrigiera). Pero lo cierto es que Canal Nou había fallecido mucho antes, que se encontraba prácticamente en muerte cerebral debido a su nula repercusión en la sociedad, a la manipulación informativa y al expolio al que había sido sometida y que la decisión de cerrarla ha sido solo la puntilla a un toro que ya estaba postrado en la puerta de toriles. Mi más sentido afecto para las familias que, sin comerlo ni beberlo, se ven abocadas a la calle en un escenario en el que la profesión tiene un futuro, cuanto menos, incierto.
                Comentando este suceso con unos amigos, recordamos la experiencia televisiva de nuestra población, y enseguida surgió la legendaria Torrent Cable a colación. Usted, si no es insultantemente joven, puede que haya sido socio de TC y aún recuerde sus emisiones, en un encomiable esfuerzo por tener una producción propia con informativos, concursos, entrevistas (memorable la entrevista a Jesús Ros en la que un vecino de la plaza de Sant Roc, "El Chichi", le pedía telefónicamente que podara los árboles de la Calle Gómez Ferrer, porque él y sus hijos eran muy altos y tropezaban con las ramas más bajas) e incluso retransmisiones deportivas en directo desde el antiguo San Gregorio. Y si usted es un poquito más viejuno y más friki, tal vez recuerde las emisiones piratas de Val.Vi.Pri. acrónimo de Valenciana de Vídeo Privado, una suerte de vídeo comunitario que emitía en UHF películas del vídeo club hasta que la presión de los propietarios de este establecimiento consiguió que la policía precintase sus instalaciones, previo pase póstumo del himno regional.
                Luego hubo alguna intentona más que acabó conformando la extinta Las Provincias TV y, afortunadamente, o al menos eso opino yo, la TDT comarcal acabó en un amago de creación y, por lo que he leído, se ha disuelto.
                Mi buen amigo Carles, compañero de fatigas y letras en esta misma página, es de un optimismo desbordante y hace buena aquella frase apócrifa que dice que los tiempos de crisis son tiempo de oportunidad. Y lo cierto es que es así, si nos fijamos en iniciativas como las de los muchachos de Bon Dia Comunicació (www.bondiacomunicacio.com) encaminadas a la producción de contenidos por internet. Fíjense bien. Con la meteorización de los canales de la TDT y los múltiples soportes, seguir empecinado en conseguir cuota de pantalla con la tele tradicional es un error. Hay que apostar por los nuevos escaparates.

                Si pudiéramos volver atrás en el tiempo, seguro que usted invertiría en Apple, Microsoft o Google. Quién sabe si no nos encontramos ante una de esas oportunidades. Usted verá.

No hay comentarios: