11 de octubre de 2013

Marca Torrent

No sé si usted, que hace el favor de leerme, recuerda los temas de los que hemos ido hablando. Hace algunos años, en esta misma publicación, lamentaba la ausencia de referentes intelectuales en nuestra ciudad, al estilo de  Fuster en Sueca o Estellés en Burjassot, por poner un ejemplo. No es que entre nuestros vecinos no hubiera destacados profesionales en sus respectivos sectores, que los hay. Sin embargo echaba en falta yo uno de esos nombres que se asocian a la localidad como tantos y tantos tópicos. Por eso valoré mucho la creación de los premios Carta Pobla de Torrent. Porque nos debe hacer sentir orgullosos que entre nosotros haya destacados empresarios, científicos, humanistas o simplemente personas que hacen de nuestra población algo más grande. Ya iba siendo hora de que reconociésemos a alguien más que a un futbolista -que está muy bien, oiga- pero que hay más sitios donde buscar.
                En nuestra ciudad, que cuenta con más de ochenta mil habitantes hay eminentes médicos - una de las principales clínicas oftalmológicas de España fue fundada por un torrentino- arquitectos, ingenieros, catedráticos universitarios o incluso políticos. Nombres que seguro que a usted le vienen a la memoria sin hacer un gran esfuerzo. Pero si, además, alguien nos dice que entre nuestros jóvenes hay nombres que comienzan a hacerse un hueco en alguna de esas disciplinas, uno no puede dejar de congratularse.
                Y entre esas personas descubro en el BIM con gran alegría las figuras de nuestros vecinos Octavio Romero Ferraro y Sacramento Rodríguez Ferrón, que han sido premiados por su labor científica. Octavio ha sido galardonado con un Premio Nacional de Investigación Cooperativa en Oncología y Sacramento con Premio Nacional de Neurología. No sé ustedes, pero que levante la mano quien crea, por joven que sea ahora, que en el futuro no va a verse afectado por el cáncer o por alguna enfermedad neurológica, como el alzhéimer. Particularmente a mí me reconforta saber que en este momento hay alguien investigando cómo curar una enfermedad que podría padecer yo o los míos dentro de algunos años.                
                Creo que deberíamos hacer un esfuerzo por reconocer la labor de aquellos vecinos que desempeñan con éxito su trabajo en cualquier ámbito, especialmente la de los más jóvenes. Entre ellos hay cantautores que llevan su guitarra a programas de radio y circuitos musicales, como Juanjo Pérez; gestores culturales de reconocido prestigio en toda Europa, como Agustín Pérez; autores de literatura juvenil en ciernes, como Marc Fresquet y tantos y tantos nombres que debiéramos reconocer y proteger para que puedan poner el nombre de Torrent en el mapa. Y para que cuando su éxito traspase fronteras, podamos afirmar con orgullo que son torrentinos.

                Para que hagan marca Torrent. Que eso está muy de moda.

No hay comentarios: