11 de octubre de 2013

Burger King



El otro día pasé por las Américas y me fijé en que ha cerrado Burger King. Lo cierto es que he pasado muchas veces en los últimos meses y no me había percatado hasta ahora. Recuerdo cuando lo inauguraron. Como éramos unos chavales nos alucinaba tener la famosa hamburguesería en nuestra población. Corrió el rumor, no sé si fundado o no, de que se trataba del segundo establecimiento más grande de esta cadena en Europa, lo cual acrecentaba nuestro orgullo local por contar en nuestras calles con ese negocio de comida rápida. Claro que por aquel entonces no estábamos tan preocupados por el colesterol, la obesidad infantil y los triglicéridos. Luego vendría el Mc Donald’s de El Molí y del Toll y el Burger del Parc Central, pero lo hicieron para certificar la muerte del de Las Américas.
                La verdad es que debía de tratarse del local que más tiempo ha permanecido abierto ininterrumpidamente en Las Américas en todos estos años. Actualmente pasear por el interior de este centro comercial es lo más parecido, en alguna de sus zonas, a hacerlo por los decorados de una de estas series de zombies que arrasan ahora en televisión: locales cerrados y carteles de antiguos establecimientos anunciando viejas ofertas y productos que ya no existen. Y qué me dicen del centro de seguridad, otrora lleno de monitores de vigilancia y guardias jurados y ahora lleno de telarañas. Como dice Sabina, sentimos al verlo nostalgia de lo que no pasó.
                Bien mirado, hay algo de misterioso en los centros comerciales de Torrent. Siento decirlo, pero es cierto. Las Américas nunca acabó de cuajar. Bien porque se trataba en su mayoría de locales que ya podíamos encontrar en Torrent y por los que no valía la pena cruzar el pueblo cuando podías comprar lo mismo bajo de casa, bien porque ninguna tienda tenía el suficiente poder de atracción como para motivarte el ir hasta allí. La nueva zona de El Toll-L’Alberca tampoco acaba de despegar. La parte donde estaban la tienda de electrodomésticos, dos supermercados y la juguetería agoniza entre carteles de Se Alquila. La zona de  Consum y Decathlon malvive como puede. Algunas malas lenguas afirman que la famosa tienda de deportes acabará cerrando en unos meses. Sólo el supermercado valenciano sobrevive, curiosamente, igual que le ocurre a Mercadona en Las Américas. Y la zona que se proyectó en Parc Central, Atrium, quedó en agua de borrajas, no sé si a expensas de que la economía mejore o por algún otro motivo.
                Ignoro cuál es la razón por la cual estos centros comerciales no funcionan. En otras poblaciones sí han funcionado, con bastante éxito.  En Aldaia lo ha hecho. Habrá quien diga que mejor, puesto que las grandes superficies acaban con el comercio local, pero lo cierto es que albergo serias dudas de que eso sea así. En la Avenida se han abierto dos franquicias de ropa infantil y juvenil en los últimos años y los comercios de alrededor no han cerrado. Creo que la sana competencia puede ayudar a todos a crecer. A más oferta, mayor afluencia de público, mejores precios y más empleo.
Al menos eso espero.

No hay comentarios: