22 de mayo de 2012

TT, RT, HT

Ya lo leí hace algunos meses y me resistía a creerlo, pero voy a acabar dándole la razón. Fue Eduardo Jordá  quien lo afirmaba hace un año justo, al calor de las protestas y concentraciones del 15-M: "twitter está bien para felicitar a alguien en su cumpleaños o para entretenerse en la sala de espera del dentista. Pero nunca debería ser usado como instrumento de decisión política. No puedo imaginar nada más calamitoso que un Gobierno que se dejara guiar por las caprichosas reacciones de los ciudadanos que tuitean su rabia o su frustración o su júbilo o su aburrimiento o su mala uva, dependiendo del día, o de la hora, o del minuto". Si quieren el enlace para leer el texto completo pinchen aquí.
     Y es que, si hace unos años era la televisión quien dictaba sentencia ("lo he visto en la tele" decían algunos para dar veracidad a sus testimonios) y antaño lo fue la radio  ("lo ha dicho la COPE", rezaba una cuña de la radio, aunque para muchos eso fuera sinónimo de lo contrario) o incluso el cine o la literatura  (recuerden la polémica con el infumable Código da Vinci) ahora es twitter quien da y quita razones con el único criterio del TT, del RT y del HT.
     ¿Qué es la Verdad? La Verdad es el trending topic del momento. Así que, en este preciso instante, es Rouco Valera y su amenaza de acabar con los gays y Caritas (sic); es Esperanza Aguirre, no sé por qué, aunque me lo puedo imaginar; es la huelga en educación, a pesar de que algunos la tienen en huelga y en cuarentena desde el 23F; y es , una vez más, las andanzas del tal Justin Bieber, un andrógino párvulo e imberbe que enloquece treceañeras.
    Y así, con la única razón de la mayoría, algo tan  democrático pero tan endeble a la hora de sustentar una argumentación, hacemos bueno aquel aforismo que le dedicaba Moncho Alpuente a Jesús Gil en un programa de televisión de los 90: "¡Coma mierda! ¡Mil millones de moscas no pueden estar equivocadas!". Algo que nos recuerda a otro que hizo célebre Göebbels, que no es el central del Bayern, como igual cree otro ilustre del twitter, Sergio Ramos, a pesar de que el ministro de propaganda nazi no podía imaginar ni en sus mejores sueños una herramienta tan poderosa: "Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad".
    Porque, piénselo usted bien, ¿qué criterio seguimos para dar veracidad a una opinión, por más que esté apoyada por miles de personas? Es decir, ¿es cierta una información si se retuitea más de cien mil veces? ¿y si son noventa y nueve mil sólo? ¿vale lo mismo la opinión del tipo ese que se sienta delante de usted en el metro y que se hurga la nariz mientras lee el twitter que la de José Antonio Marina? Vale, sí, ése es un argumento muy moderno, porque es muy marxista, pero, ¿vale lo mismo? ¿Qué es noticia? ¿Un HT que se convierte en TT mundial? ¿Y si sólo es una tendencia en Catamarruc? En definitiva, ¿podemos considerarnos bien informados siguiendo el timeline de Carmen Lomana, Belén Esteban, Súper Falete o Masa Enfurecida, mientras dejan de leerse periódicos, se apagan las radios y cierran canales de televisión como CNN+ para dar paso a GH 24 horas?
   De manera que comencemos a madurar y a poner en cuarentena todo lo que leemos, oímos o vemos. También en twitter o en Salvados. Que no piensen por nosotros ni los followers ni los folloneros.
    Ni siquiera debería tomarse muy en serio lo que yo le digo.

No hay comentarios: