21 de febrero de 2011

Pigmalion

Creo que es en Pigmalion donde se afirmaba que se podía averiguar, sólo con escuchar el inglés que hablaba uno de sus personajes, hasta el barrio de Londres donde vivía, gracias a los acentos diferentes que se pueden encontrar en la capital británica.Perdonen si la cita no es correcta, pero quédense con el detalle de identificar a una persona y conocer su barrio sólo con escucharlo.
Y sepan que aquí,  en Torrent,  también se puede saber si uno afina el oído y es de aquellos que presta atención a cuanto se dice por la calle mientras va paseando, no con ánimo de cotillear, sino con el fin de reunir materia novelesca de aquella que nunca llega. Es uno de esos vicios inconfensables que adquirí cuando iba  a la facultad y coincidía con gente de lo más variopinta yendo en metro. De esta manera me conocía al detalle la vida de las "señoras" de las mujeres que iban a limpiar a las casas "bien" de la calle Colón, sabía cuándo había ligado aquella estudiante de Económicas más bien fea, me enteré de la progresión de la demencia de la madre de un empleado de Renfe y descubrí la afición al esoterismo de un director de banco muy serio que parecía sacado de una película de los años 50 por su peinado y su traje.
Habíamos dicho que se puede averiguar el barrio de donde procede un torrentino si afinamos el oído y el caso es que me pasó el sábado. La situación era la siguiente: dos mujeres salían del mercado empujando con dificultades sus carros repletos de verduras -ya no se puede comprar otra cosa en el mercado- y se dirigían al Sur por la calle del Convento. Y una le dice a la otra, atención al dato: "Mon pare, en glòria estiga, ja ho dia. Quan es mor ú al Poble Nou, de seguida cauen sis o set darrere".
Qué grande. Un refrán de aplicación exclusiva del Poble Nou.
Díganme si no es Torrent mejor que Macondo.
A mí sí me lo parece.

No hay comentarios: