24 de febrero de 2011

Mereces un trato mejor

(Publicado en el diario La Opinión de Torrent)
Conste que no he hablado con él y que pienso decírselo cuando lo vea: Creo que no han sido justos contigo, Pepe.
Me refiero a la no inclusión del actual portavoz socialista en la candidatura para las próximas elecciones locales. Ni rastro de él. Ni siquiera a la cola del pelotón como sí está el exalcalde Ros, a quien, por cierto, Alarte acaba de dejar sin futuro político. Al menos en la primera línea de fuego, claro, que en las cocinas nunca ha dejado de estar.
        Supongo que las razones por las cuales no está en dicha lista las debe manejar el aparato del partido y deben de ser poderosas. Tal vez la tan cacareada renovación pasaba por defenestrarlo. O a lo mejor han sido los torpes análisis preelectorales y los sondeos propios.  Quién sabe si esa estupidez de ir contentando a todas las “sensibilidades” del partido lo ha dejado de lado. Pero me inclino a pensar que obedece a otro tipo de criterios y que el PP debe alegrarse. Porque personas como Pepe Veiga no hay muchas en política. Lo dije el día que lo nombraron portavoz, después de la “espantá” de Bresó y lo digo hoy: Una de esas personas de las que uno no puede sino hablar bien.
          Si usted tiene la suerte de conocerlo sabrá que estos últimos años ha pasado por situaciones difíciles. A las situaciones inevitables y dolorosas que la vida nos va deparando hay que sumarles la tensión vivida en el seno del partido y la profunda división de la que han hecho gala hasta hace unos  meses. Ahora que alardean de una mal disimulada unidad deberían acordarse de quién ha sido el artífice de que ese grupo no saltara por los aires. Y además, de hacer frente a los avatares de la vida y  a la lucha de los diferentes sectores de su propio partido, ha tenido que lidiar con un equipo de gobierno que, por qué no decirlo, no siempre se lo ha puesto fácil, en vista del jaleo que veía enfrente y del que ha sabido aprovecharse.
         Sin embargo el premio recibido es incluso peor que si él hubiera sido uno de los díscolos, de los que han hecho la guerra por su cuenta y se han dedicado a autopromocionarse durante estos cuatro años. Sí, porque en el grupo de la oposición ha habido concejales que no se han preocupado demasiado por defender a aquellos que los han votado y sí más por saber arrimar el ascua a su sardina. Era curioso ver cómo desertaban de aquellos actos en los que no veían nada en que pescar y, en cambio, veías a Pepe, con su sempiterna sonrisa, haciendo un esfuerzo por estar cerca del pueblo, como disculpando a quienes dentro de su grupo no lo entendían así. Aquellos hoy han alcanzado su puesto al lado del nuevo mesías del socialismo torrentino  y Pepe regresará a dar sus clases. Bien por sus alumnos. Mal por Torrent.
        Seguramente cuando lo vea, si tengo la suerte de que me haya vuelto a leer, me suelte una pequeña reprimenda, como buen profesor que es, de ésas que nos daban en el colegio, y se justifique y lo justifique. Puede que, honradamente, crea que no tenga razón y que esto es bueno para él y para el partido.
Pero, qué quieren que les diga, no me lo creo. Creo que no han sido justos contigo, Pepe. Merecías un trato mejor. 

No hay comentarios: