28 de enero de 2011

Hoax


(Publicado en el último número del diario La Opinión de Torrent)

No sé si ustedes saben lo que es un “hoax”, pero viene a traducirse al castellano por bulo. Es un término que se ha puesto muy de moda en el mundo de internet y que se aplica a aquellos rumores que circulan por la red acerca de supuestos ladrones en centros comerciales que secuestran a sus víctimas en los aparcamientos, de posibles redes de mafias latinoamericanas que “rajan” las bocas de incautas chicas en lo que se llama “sonrisa del payaso” o de niños que no existen pero que morirán pronto si no reenviamos un correo electrónico a trece personas –ni una más ni una menos–.
                En ese sentido, podríamos considerar “hoax” todo aquello que a fuerza de repetirse uno acaba dando por cierto. Ya citamos hace un par de años a un famoso colega de Hitler, Goeebbels, que decía que una mentira repetida muchas veces acaba convirtiéndose en verdad, y lo sacamos de nuevo a colación porque comienza a ser algo habitual que el descrédito de nuestros gobernantes sea la moneda habitual en el discurso político y periodístico y que para ello se dé por válida cualquier opinión que difícilmente aguante una argumentación seria. Pongamos un ejemplo. Recibí por correo electrónico hace unas semanas una supuesta circular de un sindicato mayoritario en el que se presionaba a cierto político andaluz a colocar en puestos de confianza a miembros de ese sindicato,  merced a la estrecha colaboración entre aquel sindicato y el partido del gobierno. La falsificación de la circular era más que evidente, puesto que era una verdadera chapuza. Sin embargo el correo electrónico venía acompañado de expresiones acerca de lo corrupto que era aquel político que usaba el nepotismo de aquella manera y se me invitaba a distribuirlo. Obviamente no lo hice, porque moralmente no puedo contribuir a difundir una mentira.
                Sin embargo no debe pensar eso nuestro nuevo y flamante candidato socialista a la alcaldía, que decía, entre otras muchas y pocas cosas en su puesta de largo, que lo primero  que hará, en caso de ganar las elecciones, será atender a las personas que llevan más de ocho meses esperando ser atendidas por la alcaldesa. Dios me libre de querer ser el defensor de nadie en esta columna, pero no me dirán que no resulta sencillamente chocante que se puedan defender ideas tan contradictorias como que la alcaldesa no recibe a nadie y a su vez criticarla por no salir del despacho.  Uno no puede dejar de preguntarse qué hará, pues, ella sola en el interior de su despacho tantas horas. Parece ser, entonces, que lo importante es soltar el bulo y que corra solo, aunque dé vergüenza escuchar un argumento tan inconsistente.
                Como también es contradictorio que el mismo candidato, que hasta la fecha sabemos que lo hace en nombre del Partido Socialista, y que presume de tener como modelos a Alarte y Zapatero (sí, han oído bien) critique el gasto en la reforma de la fachada del ayuntamiento que fue aprobada con los votos de los que en unas semanas se convertirán en exconcejales socialistas, omitiendo deliberadamente esta cuestión. Lo importante, una vez más, no es contrastar la verdad, es extender la confusión y en eso algunos son verdaderos artistas.
Y qué me dicen que afirme que hay más de nueve mil parados en Torrent y que no puede dejar de pensar en ellos y en sus familias.
                Vaya bulo. Si fuera así, se presentaría con otras siglas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Aùn no ha empezado a caminar y ya lo estás matando. Por favor ofrecele el beneficio de la duda.