11 de noviembre de 2010

Suma Cero

(Publicado en el diario La Opinión)

Escuché el concepto el otro día en la radio y me llamó poderosamente la atención. Debo advertir que no es mío, para evitar malentendidos y acusaciones infundadas de plagio. El caso es que venía a decir que los partidos políticos planean sus campañas basándose en la “suma cero”, lo que vendría a significar que un partido se vende tan bien y promociona tanto sus éxitos como es capaz de denostar los del contrario. Así, en una supuesta escala del cero al diez, para que un partido convenza a su electorado de que su gestión es de ocho, debe, a su vez, intentar demostrar que el partido contrario gestiona con un dos, para neutralizar el resultado. O lo que es lo mismo “yo soy tan bueno como el otro es de malo”.

Una demostración de suma cero, permítame el director de este periódico que vuelva a sacarlo a colación, fue una encuesta en la edición digital de este medio, en la que se invitaba a los lectores a valorar la gestión del actual equipo de gobierno. En dicha encuesta las opciones iban desde “Muy bien, mejor que el anterior” al “Muy mal, peor que el anterior” pasando por “Regular, igual que el anterior”. Es decir que la suma de la respuesta para el anterior y el actual siempre era cero, porque siempre una era negativa y la otra positiva.

Así que si quieren que saquemos las calculadoras en las próximas semanas, lo intentamos. Todo folletito de marketing electoral que se precie constará de dos partes. La primera para valorar la gestión actual. Si el folleto está impreso sobre fondo azul, verán que las fotos y la realidad son de diez, mientras que si el fondo es rojo, las fotos se parecerán más al Bronx. La segunda parte tendrá las inevitables referencias al año 2007, pero invirtiendo los factores. Ahora el fondo azul dará paso a un Torrent de tercera, mientras que el de fondo rojo nos recordará un Torrent de guía turística. El resultado siempre tiene que ser cero. Qué buenos que somos y qué burros que son.

Sí, ya sé que tenemos que dar por bueno esto. El problema aparece cuando reducimos todos los problemas de la sociedad a esa ecuación cuyo resultado tiene que ser cero siempre. Fíjense si no en las protestas organizadas las últimas semanas de los tipos estos que están en contra de la inmigración. Como me molestan los musulmanes en la calle, lo mejor es que se vayan de aquí, que para eso estoy en “Esssspaña”. Como no los quiero cerca de casa, que se larguen a su país. Como no asimilan nuestra cultura, que se piren. Como soy mejor que ellos (soy un 10) y ellos son una basura (son un cero), me quedo yo, se marchan ellos.

Así que permítanme una cosa, señores y señoras candidatos con opciones serias de entrar en el ayuntamiento. Procuren no usar el tema de la inmigración en sus “sumas cero”. Procuren ponerse del lado del más débil, sin menoscabar los derechos de todos. Recuerden, y eso no me lo ha contado nadie, que estos días que comienza a hacer frío, que llueve y que azota el viento, hay tres o cuatro muchachos magrebíes durmiendo en el Alter en una caseta abandonada, mientras nosotros arropamos a nuestros hijos.

Y téngalo usted en cuenta si es que iba a participar en un acto de esos.

No hay comentarios: