13 de octubre de 2010

Abucheos

Recuerden las palabras de Cospedal acerca de los abucheos a Zp el día que ella ostente alguna tarea de gobierno en los próximos meses o años, que las tendrá, a tenor de las encuestas. Es lo que tiene cuando uno sonríe maliciosamente al escuchar cómo el público abuchea al contrario.
A mí me resulta bastante desagradable escucharlos. Me molesta. No me gusta. Creo que hay otras maneras de mostrar el rechazo que provocan las políticas de este gobierno. Verbigracia, escribir en un blog o en un periódico. También votar. Incluso debatir acaloradamente en torno a unas cervezas. Pero ponerse el abrigo, estar de plantón varias horas para silbar al presidente me parece una pérdida de tiempo y una solemne chorrada.
El problema es que, ¡ay!, de nuevo, como en el caso de Cospedal, le memoria es muy selectiva. Hace sólo unos meses en un pleno escuchaba increpar a la alcaldesa a ciudadanos y a una funcionaria en voz alta, de muy malos modos. Cuando se les llamó la atención se encararon con la presidencia de nuevo de malos modos. No escuché a nadie de la oposición criticar esto. Sí que lo hacen en cambio, cuando los agredidos son ellos. En ese caso cuesta escuchar a alguien del equipo de gobierno protestar.
Otro ejemplo es el del pasado sábado en Canal 9, cuando una periodista intentaba en vano huir de un tipo con un cartelito de esos de "Camps dimissió". Qué valiente, el tío. Y qué entereza la de la periodista, que a lo mejor ni vota, y que se tiene que chupar cinco o más años de carrera para que te haga esto un moniato.
Pero lo más divertido, lo más de lo más, ha sido escuchar a Rubalcaba denunciado que los abucheos forman parte de "una campaña orquestada para hacerlo así". Rubalcaba... Rubalcaba... ¿No fue ése quien se cambió de móvil el 14 de marzo con los puntos que sumó con aquello del "pásalo"?.
Qué poca memoria.

No hay comentarios: