25 de junio de 2009

Avenida arriba, avenida abajo


(Publicado en el último número de La Opinión de Torrent)

Cuando las Cortes Valencianas se reunieron en Torrent, nuestro Ayuntamiento tuvo a bien recordar tan magno evento dedicándole una de las plazas de nuestro pueblo como lo era la de Moralets. Casi deberíamos agradecer que no encontrase una calle del polígono para conmemorar lo que sin duda debió de ser algo importante para nuestro pueblo, pues no se entiende que la principal institución de los valencianos no mereciese un homenaje mayor, con el respeto que nos merece esa plaza. Pero es que hoy, más de diez años después, aún me cuesta escuchar a alguien que se refiera a ella con la denominación oficial y sí con la tradicional, cuando no con la que se puede escuchar en boca de un niño: “ la del parque infantil”. Lo mismo ocurre si nuestros interlocutores son personas que sobrepasen la cincuentena cuando nos referimos a otras calles como son la del Doctor Gómez-Ferrer –Vora Sèquia– , la de Maestro Giner –del Raval– o la del Padre Méndez –de Pila–.

Lo cierto es que el asunto de la denominación de nuestras calles es una cuestión más bien personal que oficial y que cada uno las llama como le viene en gana. Por eso no es un asunto baladí que el Ayuntamiento proponga a votación popular si quiere que se cambie el nombre de la Avenida. Porque avenidas en Torrent hay muchas, pero sólo una Avenida, e históricamente ha tenido varios nombre, pero dos son los que quedan en la memoria colectiva “Mártires” y la actual “País Valencià”. Personalmente no me parece mal la actual denominación. Está recogida en el Estatut d’Autonomia y responde a una inquietud política de la transición valenciana que englobaba desde la derecha regionalista a la izquierda catalanista. Posteriormente ha quedado como patrimonio de la izquierda ante la neutra “Comunitat Valenciana” que ni recoge el tradicional Reino que conformó esta tierra ni las aspiraciones políticas de autogobierno. Pero ése es otro debate.

Así que se nos propone si queremos cambiar el nombre de la Avenida y retomo el primer argumento de esta columna: Qué lástima que no se hiciera con motivo de la reunión de las Cortes Valencianas y se acabase así de un plumazo con la polémica de si el nombre de la vía más importante de nuestra ciudad gusta o no a la gran mayoría de nuestros vecinos. Fíjense si no sería un nombre con muchísimo mayor consenso que los dos anteriores, que sólo respondían al plácet del gobierno municipal de turno; que prácticamente mantendría el nombre actual, evitando así gran parte del engorro burocrático que supondría el cambio de denominación; y que destacaría en la historia local un hecho tan significativo como que les Corts viniesen hasta Torrent. Bien mirado aún estamos a tiempo para hacerlo, aunque complicaríamos un poco más las cosas: Cambiar el nombre de la Avenida a “Avinguda de les Corts Valencianes” y devolver el de “Plaça Moralets”.

A lo mejor no estamos dispuestos a liarlo tanto, por lo que allá va otra propuesta, diferente a las ofrecidas por la alcaldesa: “Sant Joan de l’Hospital” o “dels hospitalaris” en clara alusión a los orígenes de nuestra historia moderna, aunque esta traería más chanza con la comparsa de cristianos decana de Torrent.

Y si no, podríamos dejarla tal y como está, pero como está para todos: “la Avenida” porque, ¿acaso hay otra?

24 de junio de 2009

Notas



Como ayer terminó el curso y hoy o mañana probablemente muchos de ustedes tendrán que ir a recoger las notas de su hijo, permítanme que antes de hacerlo les sugiera que contemplen esta viñeta que ilustra como pocas lo que ocurre ahora en muchas aulas.
No se trata de hacer ahora un estúpido corporativismo, pero créanme si les digo que a veces me cuesta mucho darle un boletín a un padre si su hijo ha suspendido por cómo se lo va a tomar o qué tecla querrá tocar ahora para que lo aprueben, a pesar de que la nota de su hijo está más que justificada con exámenes en blanco, ejercicios no entregados y reparadoras siestas en clase desde el mes de febrero.
Y es que hay quien quiere hacer en unas horas lo que no ha hecho en nueve meses.
Para el resto de alumnos y padres, feliz verano.

23 de junio de 2009

El tonto de esta semana


Yo entiendo que ante la crisis económica que se cierne sobre el actual modelo periodístico deportivo y la conjunción galáctico-planetaria que supone la presencia de Obama y Florentino en la presidencia de las dos sociedades más importantes del mundo, haya periodistas dispuestos a desollarse las rodillas con tal de alcanzar la cintura del presidente del Real Madrid y mendiguen un puesto en su fastuoso gabinete de prensa a cambio de algún favor sexual. O sea , que la cobertura del fichaje de Villa, en especial la de Marca y Antena 3 es algo realmente lamentable, penoso y paradigma de lo que no debe ser nunca una noticia: opinión.
Así, no nos sorprende que después de haber leído y oído que el VCF ha despreciado a Villa, lo ha utilizado y haya puesto en tela de juicio la viabilidad económica de este club, aparezca ahora que el Barça se llevará a Villa el curso que viene, porque lo valora más que el Madrid.
Ya tengo ganas de ver el careto del Manu cuando Villa marque un gol en el Bernabeu el año que viene... vestido con la elástica del Valencia, del Barça o del Mataró.
Antes probes que indignos.

12 de junio de 2009

7-J en Torrent

A pesar de la contundente victoria en Torrent del PP en las elecciones europeas del domingo no deberían sus dirigentes hacer una lectura exclusivamente local de los resultados, pues son muchas las variables que concurrían en estos comicios, como la crisis económica o la imputación del presidente de la Generalitat en el caso Gürtel, y que impiden hacer una extrapolación de los porcentajes en concejales.

No obstante sí que hay una serie de cuestiones que arrojan estas elecciones que conviene tener en cuenta. La primera y más obvia, el sonoro batacazo electoral de los socialistas que no levantan cabeza a pesar de los brotes verdes en la economía y los acontecimientos planetarios y galácticos que están próximos a ocurrir y que nos tienen en vilo a gran parte de la población. Dirán que mantienen votos con respecto a 2004, pero deben recordar que en Torrent la participación es un muy superior a entonces (qué curioso que la abstención en nuestra población sea de un 50 %, muy lejos de la media española) y que han perdido un significativo porcentaje de votos. Dirán también que sufren un voto de castigo por la crisis económica como todos los partidos que ostentan tareas de gobierno en Europa, pero son ellos los que han basado la campaña en la recuperación económica gracias al Plan E, el descenso del paro y el caso de los trajes de Camps. No dirán en cambio que llevan varios meses alejados de la gente, enfrascados en estériles debates y dedicando más tiempo a lanzar soflamas incendiarias contra el gobierno local que en ofrecer una candidatura seria y con garantías de recuperar la alcaldía en 2011.

Merece también nuestra atención la irrupción significativa de UPD como cuarta opción en nuestra población, muy cerca de IU y mandando al olvido europeo al BLOC. Mucha gente desencantada con el tradicional bipartidismo está acercándose al partido de Rosa Díez, aunque sigue siendo una incógnita cuál sería su resultado en unas elecciones locales, dado que entre sus dirigentes, además de un buen puñado de jóvenes ilusionados con la regeneración política nacional, no encontramos algún candidato que pueda arrastrar al electorado y arañar algún concejal. Por otra parte el varapalo de la candidatura del BLOC nos reafirma en la teoría que ya hemos defendido en otras ocasiones, que su fondo electoral se basa demasiado en la personalidad de su candidato.

Por último, quedar relegada muy por detrás de opciones políticas tan arraigadas en nuestra población como el partido antitaurino o los verdes es el lamentable bagaje de UV en esta ocasión, que se convirtió en la octava formación política en Torrent. Ciento once votos y estar fuera de las instituciones autonómicas y local deberían ser suficientes razones como para replantearse seriamente su futuro. Justificar este lamentable resultado apelando al voto útil viendo el resultado de otros partidos con muchísimo menor peso social como UPD en Torrent es negar la mayor.

Volvamos al inicio. Decíamos que no debe el PP local leer estos resultados como un premio a su gestión o una macroencuesta a dos años vista de las elecciones. Sí que le debería dar la garantía de que cuenta con una base electoral que le podría proporcionar una reelección a partir de una buena gestión municipal. Y eso sin saber todavía cuándo podremos pedir hora para que nos vean en el hospital de Torrent. Que no es que uno tenga ganas de caer enfermo, tampoco.

8 de junio de 2009

¡Salud!

Hoy es uno de esos días en los que nos gusta acordarnos de algunos amigos. Uno de ellos es Sento. Como sé que es un buen quijote, seguro que le gusta la cita a la que voy a referirme: Creo que es el capítulo V de la primera parte: "Yo sé quién soy" le espeta el bueno de Alonso Quijano al labrador que tiene a bien recogerle después de la estrepitosa derrota que ha sufrido en su primera salida. Caer en el error ortográfico de no colocar la tilde echaría al traste todo el sentir de estas sencillas palabras. El quién interrogativo aporta la respuesta a la pregunta que todo el mundo se hace y continúa haciéndose desde que el mundo es mundo. Don Quijote afirma tener clara cuál es su esencia y su misión, aun a pesar de que ésta resulte totalmente anacrónica y ridícula en un mundo que no lo entiende. Eliminar la tilde convierte la subordinada sustantiva en adjetiva ("yo sé quien soy", en la que el quien se refiere a "la persona que soy") y lo limita a saber simplemente que es en un sentido existencial, pero no el qué. Para que me haga entender por si ya les he hecho perder el hilo: Para Don Quijote habría dos tipos de personas: los que tienen claro por qué están aquí y los que aún no saben si están.
Pues bien, Sento es de los que saben por qué están aquí, a pesar de que, como Don Alonso Quijano, puedan resultar totalmente equivocados. De hecho, la cita continúa con la enumeración de personajes literarios que se han encerrado en la mente del hidalgo y que le han sorbido el entendimiento, lo cual demuestra al campesino que efectivamente Don Quijote está completamente loco y como es sabido, en capítulos posteriores todos intentarán en vano convencerlo de sus disparates.
A la lista iniciada por Sento podemos añadir otros muchos nombres y no seremos tan cicateros de circunscribirlos a un lado u otro, porque ha habido para todos: políticos de todos los colores, periodistas, y en general cualquier persona que pasara por allí. Bien podría ser Manu, Santi, Pepe, Valentín, Juan o José Luis. Porque hay quien cree que efectivamente quien no está contigo, está contra ti. Hay quien va por el mundo creyéndose el salvaguarda de la verdad y la razón y que cualquier cosa con la que no comulgue es digna de ser lapidada. Son personas que se podrían agrupar bien en el segundo grupo: los que saben que son, pero aún no quiénes. Los que creen que hay que juzgar a los otros por si sus padres fueron o dejaron de ser, por sus convicciones personales o incluso por su aspecto físico. Los que son incapaces de comprender que otros vean gigantes porque sólo ellos son capaces de ver molinos.
Otra frase para acabar la reflexión de hoy. Creo que en esta ocasión es anónima y les adelanto que no la comparto: Viene a decir algo así como "siéntate en la puerta de tu casa y espera a ver el cadáver de tu enemigo pasar por delante". No, no me gusta esa autocomplacencia con el mal ajeno ni con el dolor de otros, por más que nos lo hayan practicado a nosotros. Me quedo en cambio, con lo que me han dicho Pepe, Sento, Santi y tantos otros cuando en el pasado se sintieron -bueno, ellos nunca se sintieron, lo hicimos los que los apreciamos- insultados o denigrados. "Deixa-ho estar, home, que no té cap importància. N'hi ha altres coses i persones més importants de les que preocupar-se".
Como no sé si hoy las veré, me permito decirles que se tomen a mi salud -y a la del ínclito- una cervecita, que ya se la pagaré yo cuando pueda.
Salud.