28 de diciembre de 2009

Cambio de década


Yo pensaba, en mi beatífica tranquilidad navideña, que lo del cambio de década/siglo/milenio ya quedó claro en el año 2001. ¿Recuerdan la polémica entre el año 2000 y el 2001 felizmente resuelta por los matemáticos? La explicación era meridiana: si comenzamos a contar desde el 1, la decena es del 1 al 10, la centena del 1 al 100 y así sucesivamente, de modo que el tercer milenio comenzaba el 1 de enero de 2001 y no del 2000 como afirmaban algunos precocísimos agoreros.
Pues no. Ya hemos visto en televisión y en prensa reportajes sobre los acontecimientos más relevantes de la primera década del siglo XXI. Seguramente el año que viene no ocurrirá nada de especial trascendencia, pues deliberadamente ya lo han obviado. Aunque a lo mejor es un truco para vendernos dos veces lo mismo: El mismo reportaje que corone el año 2009 lo editan un poco y añaden algo para que cierre el 2010, ahora sí, verdadero final de una década. Creo que ocurre lo mismo con Papá Noel y los reyes magos. Me da la sensación de que hasta el 24 todos se han vuelto de un laicismo que tira para atrás de rancio y se abrazan al orondo colorado vestido de pijama de franela. Es llegar el 25 y la publicidad e incluso el Corte Inglés se convierten a la abolenga moda monárquica de escribir la tradicional carta a los Reyes Magos. Así venden dos veces.
Y la gran duda de este mundo sin resolver: ¿Gaspar es el de barba blanca o el pelirrojo?

No hay comentarios: