24 de junio de 2009

Notas



Como ayer terminó el curso y hoy o mañana probablemente muchos de ustedes tendrán que ir a recoger las notas de su hijo, permítanme que antes de hacerlo les sugiera que contemplen esta viñeta que ilustra como pocas lo que ocurre ahora en muchas aulas.
No se trata de hacer ahora un estúpido corporativismo, pero créanme si les digo que a veces me cuesta mucho darle un boletín a un padre si su hijo ha suspendido por cómo se lo va a tomar o qué tecla querrá tocar ahora para que lo aprueben, a pesar de que la nota de su hijo está más que justificada con exámenes en blanco, ejercicios no entregados y reparadoras siestas en clase desde el mes de febrero.
Y es que hay quien quiere hacer en unas horas lo que no ha hecho en nueve meses.
Para el resto de alumnos y padres, feliz verano.

No hay comentarios: