13 de febrero de 2009

Enhorabuena




Normalmente la disputa política suele estar plagada de mezquindades y nosotros no somos ajenos a ella. Verbigracia juez Garzón: Primero se tiró al ruedo de la política de la mano de aquel que después fue objeto de su incansable persecución judicial mientras la oposición a quien ahora fustiga con cartuchos de postas jaleaba incansable. Mezquino el juez, mezquino el ministro que se va de cacería con garzón y dice no saber nada, mezquino aquel que ahora lo aplaude y mezquino quien echa balones fuera cuando le vienen mal dadas en lugar de haberlas visto venir (y el que haya robado a la cárcel, no sin dejar de devolver lo robado).
Pero a veces también nos dejan algunas cuestiones que nos reconcilian con la política. Tal es el caso de la moción presentada por el PSOE local para dedicarle una calle a Adolfo Suárez en nuestra ciudad. No puedo dejar de unirme a esta petición. A pesar de que hayamos tenido que esperar a que la mezquindad haya llegado al Parlamento para reconocer aquel que fue capaz de mirar un poco más allá de su nariz para devolver la democracia a nuestro país y que ahora el Duque de Suárez no pueda venir a recibir su merecido homenaje. Nunca es tarde si la dicha es buena.
Enhorabuena.

No hay comentarios: