17 de enero de 2009

El Mentalista


La semana pasada la Sexta estrenó una serie de televisión que tiene por título “El mentalista”. La trama es sencilla: la policía de California cuenta con un mentalista para ayudarle a resolver los crímenes gracias sus supuestos poderes paranormales. Cada vez que alguien intenta averiguar algo acerca de su actividad, éste contesta de una forma abrumadora: todo es producto de la ilusión del espectador, a quién él ha sido capaz de manipular para que crea lo que no ha sucedido y vea lo que no ha visto y le pone el ejemplo de los espectáculos de prestidigitación e ilusionismo. ¿Por qué siempre aparece una hermosa muchacha junto al mago? Para que el público no vea el engaño que siempre hay detrás del truco.

A pesar de que no es la crítica televisiva el objeto de esta columna, yo me atrevo a recomendársela. Se emite los jueves noche. Aunque bien mirado, la serie no supone tampoco ninguna novedad entre nuestros vecinos. Fíjense si no en la postura que ha adoptado el aún principal partido de la oposición en el tema de la tasa de basuras. Sin entrar en polémicas acerca de la conveniencia o no de su cobro, de si la anterior tasa que eliminó la alcaldesa era justa o no, o de si se trataba de una tasa legal o ilegal, rápidamente pillamos el truco. Y es que llama poderosamente la atención el vaivén a que nos han ido sometiendo en los últimos años con el único objeto que el de renunciar a su responsabilidad que es la de haber colocado en el Ayuntamiento en un desaguisado financiero del que veremos cómo se puede salir: En un primer momento justificaron su creación y cobro diciendo que el Ayuntamiento no podía soportar esa carga. Más tarde votaron en contra cuando el gobierno popular se decidió a eliminarla. Recuerdo bien sus palabras “El pueblo no puede renunciar a recaudar tres millones y medio de euros”. Posteriormente y cuando se supo que el EMTRE tenía la intención de cobrar a los ciudadanos en el recibo del agua esa tasa, auguraron que los vecinos volverían a pagarla. Ahora que se anuncia que se subvencionará esa tasa para que ningún vecino tenga que pagarla, responden que lo que hay que hacer es devolver la de años anteriores –sí, cuando ellos gobernaban- en un vano esfuerzo por nublar nuestros recuerdos, por hacernos apartar la vista del mago para que veamos la chica y no veamos el truco.

Pero no cuela. Porque la gente sí tiene memoria. Y nos acordamos de quién la impuso. Por eso ahora nos llama la atención de que sean ellos mismos los que reclaman su devolución. La labor de la oposición en estos meses se está basando en una labor de prestidigitación e ilusionismo y es comprensible. Porque es difícil explicar a la ciudadanía que en los últimos años de bonanza económica hayan dejado la caja hecha unos zorros. Nos gustaría más, en cambio, que colocasen una nueva para pedir firmas en la calle Sagra, a la altura del Servef, donde cada mañana cientos de personas hacen cola, para reclamarle al gobierno de la nación medidas contra el paro. U otra en la rotonda de Alaquàs, donde los atascos son interminables en horas punta, para exigir la llegada del AVE.

Así que cada vez que pongan una mesita petitoria de firmas, fíjense bien en el truco, miren la manga y la nuez, no vaya a ser que nos la intenten colar y nos quieran hacer creer que veamos lo que no hemos visto y que sucede lo que no ha sucedido.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como disfrazas la verdad, eres un manipulador a favor del P.P., y tu blog es un instrumento de propagadnda, no en vano tienes muchos intereses pendientes, de que en el Ayuntamiento, estén tus amigos y parientes.

www.elcarrermajor.com dijo...

¿Intereses pendientes? Ignoraba que el ayuntamiento me debiese algo, creí que con la millonada que me pagaban ya tenía bastante.
Amigos y parientes tengo más en el PSOE, espero que también me paguen. Y los de UV o del BLOC, ¿eso dónde tengo que ir a cobrarlo?