31 de marzo de 2008

Aleluyas

Si dentro de muchos años un antropólogo intenta investigar algo sobre el Torrent de principios de siglo XXI seguramente acudirá a las publicaciones que se han editado, a las actas y archivos del Ayuntamiento, a las hemerotecas y a un sinfín de documentos escritos al uso. Pero si de verdad quiere conocer el día a día de nuestros vecinos, lo que se piensa y comenta en la calle, deberá recurrir entonces a las aleluyas que se reparten el día de Pascua en el Encuentro Glorioso.

¿Quién no ha rebuscado por entre el suelo alguna aleluya después del Encuentro? ¿Quién no las ha coleccionado incluso estando pisoteadas? ¿Quién no las lee con fruición mientras sonríe por la mofa ajena? ¿Quién no las maldice cuando lo someten a público escarnio? Y, ¿quién no las teme cuando se haya instalado en el poder? Son las aleluyas la voz oculta de la calle, el susurro esquivo de las esquinas y la burla socarrona de la plaza y el mercado. Algunos de sus seudónimos son más conocidos que sus propios autores y sus críticas han llevado incluso a la riña a amigos de toda la vida, pero todos las esperamos cuando la “carxofa” se abre y muestran al pueblo, con afilada ironía, sus más jocosos comentarios.

Y es que son una muestra más que palpable del carácter torrentino. Porque si algo nos identifica como pueblo, amén de los grandes refranes que hemos dado a la humanidad, es el tener un agudo sentido del humor. A veces mordaz, en ocasiones cínico y casi siempre burlesco, pero pocas veces con mala intención, sin más motivo que la risa, la broma y la sorna. Nuestro comercio tradicional da buena fe de ello. No hay tienda o puesto en el mercado en el que no se congreguen nuestros vecinos (hombres y mujeres, no se vayan a pensar) para dar rienda suelta a el cotilleo y el chafardeo. Vaya usted a la panadería y escuchará “¿saps qui s’ha mort?”, compre usted embutido en la carnicería y le dirán “¡fulanita s’ha separat!”, adquiera usted sus frutas en la verdulería y le contarán “¡lo que m’han dit en el mercat!”. No podemos evitarlo: somos así y a mucha honra.

Pero no son las aleluyas las únicas que se hacen servir de la burla. Hay otras ocasiones en las que mostrar ese espíritu socarrón en la calle: una es en la fiesta de las fallas, aunque pocas son las comisiones que se atreven a usar sus monumentos para esos menesteres. En este año se ha creado un premio para fomentarlo, el «premi prebrera», premio que esperamos recupere para las fallas el ánimo con el que nacieron, que no es otro que el de exponer de forma crítica nuestra ciudad. También está la cabalgata del ninot, sin embargo en este caso lo más fácil es caer en el tópico, la burla sexual o incluso en lo soez y grosero, como pudimos ver este año gracias a algunas comisiones. Otra ocasión es en el “parlament” de los moros y cristianos, en el que algunas comparsas han querido llevar a sus diálogos la crítica local mostrando cuestiones de nuestra sociedad. Pero se quedan pequeños comparados con las aleluyas del día de Pascua. Será por tradición, será por el anonimato que ofrecen algunas de ellas o incluso por lo irreverentes que pueden llegar a resultar, las aleluyas constituyen siempre un éxito que podemos comprobar al observar las tertulias y comentarios a las que suelen preceder.

Y recuérdelo: usted no será nadie en Torrent hasta que lo inmortalicen en una aleluya. A ver si el año que viene hay suerte.

27 de marzo de 2008

La antena del carrer del convent.

¡Menuda se está montando con la antena del carrer del convent!. Ayer el diario Las Provincias daba cuenta de lo ocurrido y hoy hace lo propio el diario La opinión de Torrent. Aprovechando el paso de la procesión del Santo Entierro se ha desatado el enfrentamiento con pancartas que tuvieron que ser retiradas y carteles colgando de las fachadas.
Sin ánimo de entrar en polémicas uno no puede dejar de preguntarse si realmente las antenas de telefonía son perjudiciales para la salud de los vecinos y, de serlo, a cuántos metros afectarían, pues creo que hay vecinos en esa calle que tienen otras antenas muy próximas (Ayuntamiento, Telefónica) y hasta ahora no se ha producido ninguna protesta. Entonces la cosa es clara: Si son perjudiciales, todas fuera, no sólo ésa, las demás también. Y si no lo son, ¿a qué estamos jugando?. Con todo lo que cabe preguntarse, que sería otro tema es ¿la antena goza de los permisos pertinentes? Si no los tiene, la antena fuera, pero si es así, ¿a qué estamos jugando?
No parece una buena idea enfrentar a todo un barrio, cuando, en su mayoría, son familias muy arraigadas en el mismo y se conocen de toda la vida. A veces nos hace falta un poco de sentido común. Además uno tampoco puede dejar de preguntarse si todas las personas que se han posicionado en contra usan teléfono móvil, lo cual no dejaría de ser una ironía, pues su uso ¿no provocará los mismos males que la antena? ¿y no fomentan con ello la instalación de nuevas antenas?. Hace tiempo hablaba de este tema con una persona que lo conoce bastante bien y me decía que las antenas no se pueden colocar fuera del pueblo si el pueblo es de un tamaño considerable, porque la antena tiene una capacidad geográfica (abarca una cantidad de metros cuadrados) y también una capacidad de cobertura (soporta un tráfico de llamadas limitado), de ahí que en fallas, en grandes acontecimientos donde se reúne mucha gente o en lugares de veraneo se refuerza la cobertura con antenas móviles (que van en camiones y que se instalan en lugares concretos). De esta manera, decía él, es necesario que haya antenas en grandes núcleos de población para facilitar el servicio. Es imprescindible pues que haya antenas dentro del casco urbano. ¿Que no las queremos? Es muy legítimo, pero entonces seamos consecuentes y apaguemos todos nuestros móviles.
Es éste un problema muy recurrente en nuestra sociedad, queremos autovías y AVE, pero que no pase por nuestro pueblo por el ruido y las molestias; queremos proteger la naturaleza y nuestras costas, pero que no nos toquen la caseta o el apartamento; queremos solucionar el cambio climático, pero no estamos dispuestos a dejar el coche o a bajar el aire acondicionado; Queremos tener nuestras casas libres de antenas, pero no dejamos de usar el móvil.
Lo queremos todo, pero no estamos dispuestos a perder nada. Y eso, amigos, es muy complicado.

26 de marzo de 2008

IBI

Hace unos días recibí varios comentarios de un lector llamado Ricardo (supongo que es ése su verdadero nombre, aunque agradecería un correo en el que se diese a conocer). Tanto me insistió en que le expusiera mi opinión acerca de la subida del recibo de la contribución que no puedo dejar de complacerle, a pesar de que ya advertí mi ignorancia supina en temas económicos. No se cumple, pues, aquí el refrán aquel que rezaba "de tal palo, tal astilla" y es que, a pesar de estar rodeado de personas que se dedican a los temas de economía sigo insistiendo en que soy un lerdo en estas cuestiones. Sigo sin saber cuánto cobro (hombre, no me pueden engañar porque las nóminas las guardo y de cuando en cuando les pego un vistazo) ni sé de cuánto dinero dispongo en el banco. Sé que es poco, nada más. A veces me pongo una chaqueta y en su bolsillo descubro un billete de veinte euros que seguramente dejé allí la última vez que me la puse y que felizmente vuelve a mí sin que yo hubiera notado su ausencia. Pese a todo esto ya expuse en algunos comentarios de manera muy sucinta mi opinión acerca del tema. Tal vez sea éste una forma de recogerlos y darles forma.
Pues sí, amigos, a mí me fastidia que me haya subido el recibo de la contribución. Su súbida viene a suponer una mínima parte de lo que me ha subido el recibo de la hipoteca (he hecho cálculos, ahora sí, y mi hipoteca ha subido seis veces más). Ambas subidas están relacionadas: La vivienda se ha encarecido en los últimos años. ¿De quién es la culpa? Pues supongo que de todos un poco. De los gobiernos, por no haber sabido controlarlo; de los ayuntamientos, por haber puesto en el suelo su principal fuente de ingresos,; de las constructoras, por querer aumentar sus beneficios; de las inmobiliarias, por querer poner la mano en el reparto; de los propietarios de suelo, por no renunciar a su parte del pastel; y de los compradores, por no saber comprar.
Esto ha provocado que en la última revisión del catastro el valor de nuestras casas sea mayor y paguemos más contribución. Es cierto que el Ayuntamiento es quien marca el porcentaje que se aplica sobre el valor para cobrarlo el IBI, pero no es menos cierto que esta subida se podría haber aplicado en el curso pasado y, si no se hizo, fue porque era año electoral.
En política hay medidas inteligentes, responsables y populistas. Una medida inteligente es retrasar, dentro del plazo legal, la revisión del catastro y esperar a ver qué pasa. Una medida responsable es ser consciente de la realidad del Ayuntamiento, congelar la tasa y aguantar el chaparrón. Una medida populista y demagógica habría sido bajar el tipo impositivo y revisarlo muy por encima del IPC los próximos años. De entre las tres, el anterior equipo de gobierno eligió la primera, sabedor de que con ella sólo ganaría tiempo, pues supongo que por aquel entonces pensaban en la reelección, no en una derrota en las urnas. En otras ocasiones, dice el PSPV, se bajó el porcentaje para compensar la subida, pero no nos vale como ejemplo. En los últimos años ha seguido subiendo y además se le ha añadido la tasa de basuras. La gestión económica y recudatoria del anterior ayuntamiento no es un buen modelo a seguir, habida cuenta del resultado. Así que el actual tenía que afrontar la revisión del catastro y plantearse qué hacer con el tipo impositivo. No habría habido ningún problema en rebajarlo si se hubieran hecho los deberes antes. El plan de saneamiento que se propuso no se cumplió y la deuda del Ayuntamiento siguió creciendo. Dentro de la legalidad, arguyen, y nadie lo discute. Pero ha crecido. Menos que en otros ayuntamientos del PP, afirman, y nadie lo discute. Seguro que también menos que la Junta de Andalucía. Pero ha crecido.
Existe una deuda que hay que afrontar y lo responsable es hacerlo gestionando bien lo ingresado y dejando de gastar donde no sea necesario. Se anuncia que en el futuro puede bajar el IBI, será un síntoma de que las cosas se han hecho bien.
Por cierto, hoy ha vuelto a subir el Euribor.

25 de marzo de 2008

Fallas y Semana Santa

Como quiera que fue complejo poder separar unas celebraciones de otras, redacto este artículo para lanzar algunos someros comentarios sobre las fallas (las fiestas josefinas que aún dicen los cursis) y la Semana Santa, aunque quisiera aprovechar este prólogo para responder a un lector llamado Zacarías que me cuestionaba acerca del estupor que le provocaba ver signos cristianos colocados en la fachada del ayuntamiento. Permítame, querido amigo, que le corrija: Se trata del emblema de la Junta Central de Hermandades de Semana Santa de Torrent y es colocado allí con motivo de las celebraciones de Semana Santa desde hace algunos años. Del mismo modo se colocan allí carteles o emblemas anunciadores de otras festividades religiosas o paganas y el motivo es sencillo: El Ayuntamiento promueve, colabora e incluso subvenciona cualquier actividad que el pueblo organice y en el que la gente participe en mayor o menor medida.
Tampoco puedo continuar sin dar mi más sincera enhorabuena a la propia Junta Central de Semana Santa. Había que hacer un gran sacrificio en este año y a fe que lo han hecho. Decidieron suprimir los actos a celebrar entre los días 17, 18 y 19 para evitar problemas de tráfico y de sentido común. Ciertamente podrían haber hecho de su capa un sayo y haber pensado "nosotros salimos y que la gente decida dónde ir" y hubieran estado en todo su derecho. O haber propuesto un calendario más flexible en el que todos cedieran un poco. Pero primó el interés general del pueblo. Salgamos el domingo de Ramos y a cambio haya una tregua pirotécnica durante unas horas. Después esperemos hasta el jueves. Creo que fue lo más sensato, así que de nuevo mi enhorabuena a la Junta y a su presidente, D. José Vicente Yago. Me han dicho que la próxima vez que suceda esta coincidencia es en el año 2270 o por allí. Espero estar entonces para decirles "quan jo era jove açò es feu així...".
Como he empezado al revés de cómo han sucedido cronológicamente, acabo con la Semana Santa haciendo énfasis en que me uno entusiasmado a que la nuestra sea declarada de interés turístico. Dos actos la hacen singular: El Santo Entierro y el Encuentro Glorioso, en especial este último. Y a pesar de que los que lamentaron que el PP ganara las elecciones locales se apresuraron en decir "ya veréis cómo ahora viene Canal 9 a Torrent", sigue sin emitirse en directo. ¿Para qué está Punt 2?
Sobre las fallas poco más que decir que no se haya dicho ya. El monumento municipal fue tal vez el más bonito y estilizado que se haya visto por aquí y eso se debe a haber elegido a un artista joven y que conoce cómo está funcionando ahora el diseño de las fallas. En cuanto a los de las comisiones, se echa en falta mayor innovación y mayor implicación de la cosa local. La falla Cronista sí que aportó la crítica local y se pudieron ver los ninots de los políticos locales y cuestiones como el AVE o el hospital. Del resto de comisiones, algunas innovaciones en la falla de la Avenida (al que le faltaba envergadura para gustar más) y lo de siempre. Viendo luego fallas en Alzira o Burriana uno se pregunta si no podríamos hacer más. Aunque luego, de nuevo viene la cuestión económica y pienso que tampoco es preciso que tengamos las mejores fallas de la provincia, ni las mejores fiestas de moros y cristianos ni las mejores de Semana Santa.
Huelga decir que el tema de los petardos es un problema que nunca mejorará sino que va a ir a más. Si un padre jalea, anima y ríe que su hijo lance masclets a un contenedor de vidrio (escena que yo pude contemplar) poco puede hacer nadie para evitarlo. Querido padre: La pólvora y el vidrio son malos compañeros. Me preguntaba si sería posible elaborar un bando antes de fallas, consensuado con las comisiones, en el que quedaran claras cuáles son las responsabilidades y los derechos de unos y otros para divertirse, tirar petardos, pasarlo bien y descansar, pero creo que estamos a años luz de conseguirlo.

A ver si para el año que viene.

16 de marzo de 2008

En clave local

(Publicado en el último número del diario La Opinión de Torrent.)

Hace unas semanas desde este espacio que nos brinda La Opinión reclamábamos que Torrent se abriera paso en la escena política regional y nacional, de manera que pudiese contar con diputados o senadores en las Cortes, del mismo modo que ya lo hacía en Valencia. A los pocos días se confirmaba que dispondríamos de un candidato al Congreso y un candidato al Senado.

Este hecho, la concurrencia de dos torrentinos en las elecciones, nos obliga a hacer una lectura de los resultados en clave local. Nos fijamos, en primer lugar, en las elecciones al Congreso, en las que el Partido Popular presentaba como número 4 a María José Català. Como su elección se daba por segura, no podíamos obviar que tanto unos como otros esperaban que de los resultados se extrajese un refrendo al proyecto del PP en Torrent o una moción de reprobación al mismo. Lo sabían en la sede del PP –que celebraban con júbilo tener un representante en las cortes nacionales y autonómicas- y lo sabían en la sede del PSPV, aunque nadie quisiese decirlo con la boca grande. Para el PP era muy importante alcanzar un resultado que respaldase a la alcaldesa y a su equipo de gobierno; al PSPV le interesaba revalidar los votos de 2004 para levantar cabeza y poder asumir la renovación en la que se encuentra con esperanzas de recuperar el bastón de mando en 2011. El resultado ofrece una victoria clara y sin tapujos del PP, que ha alcanzado más de veintidós mil votos y que supone para la alcaldesa un espaldarazo a su proyecto, a pesar de toda la tinta vertida en contra de su proclamación como diputada y de la maquinaria pesada que se había movilizado –y que seguirá haciéndolo, sin ningún tipo de rubor pese al escaso interés que suscita-. Sin embargo no debería caer en el error el PP local de extrapolar los resultados a un número de concejales, pues hay muchas circunstancias que no lo permiten, como la ausencia de UV o la afección de los ciudadanos a los candidatos que más conocen en las elecciones locales. Puede servirle, no obstante, para encarar el futuro con más confianza, que tal vez se haya visto menoscabada con cuestiones como el I.B.I. o el lío con las fallas. Al PSPV, en cambio, la victoria de Zapatero a nivel nacional no le sirve para curar las heridas abiertas en la Comunidad Valenciana y en Torrent, pues salen de estas elecciones con menos votos que en 2004 y faltos de un líder regional y local con las que presentarse en 2011. Y no queda tanto para esto.

En segundo lugar, Sento Beguer se presentaba al Senado por el BLOC-IDPV. Aunque su presencia en el Senado era más bien cosa de ciencia-ficción, puesto que el bipartidismo y el rodillo del PP en Valencia hacían inviable su elección, sí resulta interesante comprobar que Beguer ha duplicado el número de votos de su coalición en su candidatura al Senado con respecto a los obtenidos al Congreso. Es decir, que cerca de cuatrocientas personas que no votaron al BLOC al Congreso sí eligieron a Sento para el Senado en Torrent. Además, es el octavo senador por número de votos en la provincia, lo cual, si bien no deja de ser un resultado testimonial, también le puede servir como un premio a su labor de oposición, a pesar de contar con una representación tan exigua como tiene. Así que pueden darse por satisfechos los dos, porque ambos han cumplido sus objetivos.

Torrent cuenta y debe seguir creciendo. A ver cuándo nos dan una alegría desde el Gobierno de la nación o desde la Generalitat y nos nombran a un ministro o a un conseller.

15 de marzo de 2008

La Opinión de Torrent


Como ya ustedes saben, desde hace unos meses colaboro en el diario La Opinión de Torrent con algunos artículos. En las últimas semanas han hecho un importante esfuerzo por dotar de mayor dinamismo su página web y creo que el resultado es bastante satisfactorio, , dado que han sabido conjugar cercanía al lector (o al internauta en este caso) y una transparencia y objetividad envidiables (habida cuenta de lo que había por estos lares cibernéticos) de modo que se han convertido en la página de referencia de Torrent. Como quiera que sus directores (Manu y Mª Carmen) además de grandes profesionales son buenos amigos, les invito a que participen en ella.El enlace lo tienen aquí al lado.

14 de marzo de 2008

¡Que estamos en fallas!

Ésta es la frase más odiada por un amigo mío en estas fechas. Paradójicamente es un amante de la fiesta. De hecho, siempre que podemos nos vamos juntos a verlas a Valencia, dado que él conoce a una gran cantidad de artistas y presidentes falleros, y las recorremos en una maratoniana sesión de varias horas en las que no faltan tampoco la mascletà, la comida en un bar de barra untosa y una docena de bunyols. Es decir, que nadie le puede acusar de ser antifallero. Pero odia esa frase, porque siempre la utiliza algún mentecato para justificar que te estén pitando los oídos y que casi pierdas el pie por el masclet que ha tenido a bien tirarte. De pequeño fui fallero de una de las comisiones con más solera de Torrent, la falla de Sant Roc. Mi principal motivación era tirar petardos, razón por la cual acabé borrándome cuando crecí un poco y perdí la afición. Muchos debí tirar en aquella época de mi vida para tener que sufrirlos ahora como los sufro, si bien nuestro repertorio se limitaba a los chinos (de peseta) y los de estrella (dos pesetas). Es el karma, dicen. Si le recriminas a algún mayor de edad que lance una salida (sí, de las de castillo de Caballer, con caña y todo) o un masclet (de los de terremoto final en la mascletà de la plaza del Ayuntamiento) siempre te viene con el sonsonete ése de ¡que estamos en fallas!. Y no sabes dónde mandarlo.
Y uno se pregunta si no podríamos llegar a algún tipo de acuerdo. Por ejemplo, que no se lanzasen petardos entre las 3 y las 5 y entre las 12 y las 7. Creo que no sería mucho pedir, porque dudo que exista el síndrome de abstinencia de la pólvora, aunque en ese caso deberían vender parches de pólvora en las farmacias. O que los petardos con categoría suficiente para lanzarlos adultos en descampados, los tirasen adultos en descampados, y no menores en papeleras junto a una casa. Y luego está el tema de las carpas (que se aplica además a las fiestas de moros y cristianos). Entonces me acuerdo de nuevo del karma: ¡Cuántas veces he estado yo allí dentro sin pensar en lo que molestaba a los vecinos! ¡Cuántos casales cerrábamos cuando éramos más jóvenes!.
Así que, al final, con tanto karma, he decidido aguantarme y olvidar a los niños (y a sus padres, claro) que llevan desde las 12 tirando todo tipo de artificios pirotécnicos bajo de mi balcón. Mis hijos me vengarán cuando a ellos les moleste.
Por cierto, vaya falla bonita ha plantado el Ayuntamiento este año. Como quiera que al artista lo buscó el anterior equipo de gobierno, vaya mi felicitación por haberlo hecho. Además he tenido el gusto de conocerlo personalmente y me parece un tipo estupendo que le va a dar mucha categoría a la falla municipal, cosa que, por otra parte, hacía mucha falta.
Felices fallas. Feliz Semana Santa.

12 de marzo de 2008

Algunas matizaciones

A lo mejor la culpa es mía por no haber comenzado la singladura de este blog explicando por qué motivo lo hacía, pero en las últimas semanas se dirigen a mí muchos lectores pidiéndome explicaciones de tal o pascual. No es que tenga problema es exponerles mis puntos de vista ante sus preguntas, pero puede llegar a resultar un ejercicio muy cansado tener que atender a sus demandas (y no descuidar las mías profesionales y personales). Tal vez si me permiten que vuelva a aclarar que no soy concejal ni asesor y no formo parte de los órganos de gobierno de ningún partido (mi filiación política puede ser conocida, pero entra dentro del ámbito de mi vida privada, que, como ya he dicho en otras ocasiones no forma parte del argumentario de este blog) pueda ayudar así a aquellos que están un tanto obsesionados con la señor alcaldesa o con el color del caballo blanco de Santiago. Del mismo modo me van a consentir que arroje un poco de luz a algunas cuestiones suscitadas en las últimas horas:
1. Una lectora me afea que me declare amigo de la alcaldesa o afín a ella, porque dejo de ser objetivo. Como quiera que utiliza el injustamente olvidado DRAE, recurro yo también a él para explicarle que la objetividad es la cualidad de lo objetivo, que a su vez es "lo perteneciente o relativo al objeto en sí mismo, con independencia de la propia manera de pensar o de sentir." Definición que choca con el objetivo de un blog, que sería precisamente expresar la propia manera de pensar o sentir. Al menos ése era el mío. Le respondo que si siento simpatía (que la siento de verdad) por concejales socialistas o nacionalistas ¿debería dejar de hablar de Torrent?. No es que desprecie la objetividad, que no lo hago, sino que procuro no comulgar con ruedas de molino. Por cierto, algunos lo han hecho y se les ha desencajado la mandíbula de tanto abrirla.
2. Varios son los lectores que reclaman saber si la alcaldesa cobrará un sueldo de diputada y otro de alcaldesa. Claro, me lo preguntan a mí, que a día de hoy no sé ni cuánto cobro (soy un desastre en economía doméstica) y que en temas legales ando más perdido que Pepiño Blanco en un congreso de grupos consonánticos latinos, y me da la risa floja. Vuelvo a recordar entonces que no soy el contable de nadie ni su abogado y les sugiero que Internet es un mar de conocimientos y seguro que hay cientos de páginas web donde resolver su duda vital.
3. Cierra el blog millorTorrent y uno se pregunta por qué. A su autor, al que no tengo el gusto de conocer, le han criticado muchos anónimos desde todos los lados, pero siempre tuvo el respeto de los partidos de Torrent y de otros blogs, también el mío. Hace un par de semanas me citó y esos mismos anónimos le dijeron que yo soy de extrema derecha. Acudo perplejo ante tales afirmaciones de nuevo al DRAE y no encuentro referencia alguna al término. Me refugio entonces en la wikipedia y me refiere a aquellos que defienden de forma violenta las ideas de derechas, en especial haciendo uso del racismo, las tendencias militares o incluso el neopaganismo. Vamos, que me han clavao. Tiene gracia de que algunos me acusen de ser de extrema derecha y otros de ser demasiado cauto, a lo maricomplejines.
4. A raíz del atentado de la semana pasada quise denunciar la doble vara de medir de aquellos que condenan el terrorismo pero bromean sobre cuestiones de seguridad en Torrent. Uno de ellos me pidió que lo reconsiderase y decidí eliminarlo, para dejar pasar unos días. Pero me reafirmo: no es ése un tema de debate o crítica. Aquí todos estamos en el mismo saco: Los concejales de Mondragón, los de San Sebastián, los de Sevilla, los de Barcelona y los de Torrent. Recuerden que, en palabras de expertos en la lucha antiterrorista, la elección de Isaías Carrasco obedecía a que se trataba de un ex-concejal que había decidido no llevar escolta. Así que me reitero en condenar que se haga un uso político de este tema. Y no me vengan ahora con milongas de si Zapatero ha dicho o Rajoy ha dicho. En este blog habla Arturo García, no Zapatero ni Rajoy.

Se acaba el día y el post y aún no le he dedicado una elegía al expresidente Soler. Es que ni se la merece, siendo como es el peor presidente que hemos tenido (lo cual ya era difícil). El problema mayor es que su sucesor es un pelele que ya medró con Tuzón, con Roig y ahora con Soler. O sea, que más de lo mismo. A este paso, habrá que hacer como el chikilicuatre (eufemismo aportado al vocabulario del vulgo por el maestro José María García que también acuñó aquello de chupóptero, correveidile y abrazafarolas, adjetivos, todos, que se pueden aplicar a la corte de Soler), liarse la manta a la cabeza e ir al fútbol como a Eurovisión, a reírnos. Si no podemos ganar, por lo menos que no nos digan que no lo pasamos bien.

Buenas noches y buena... (lo dejaremos en sólo buenas noches)

10 de marzo de 2008

Lo prometido es deuda

Como les prometía la semana pasada, debía hoy dar cumplida cuenta de la apuesta que lanzaba acerca de cómo quedaría el congreso después de la jornada de ayer. Ya les adelanto mi error: Vaticinaba que el PSOE se quedaría en torno a los 160 diputados y que el PP le pisaría los talones o los superaría en uno o dos. Ésas eran mis cuentas, que hoy quedan sencillamente en un sonoro error, pues es claro que las elecciones las ha ganado el PSOE con holgura (más o menos lo que le daban las encuestas). Sin embargo, sí debo anotarme algún tanto en mi pronóstico, pues daba por hecho que los nacionalistas bajarían (lo hacen todos, salvo CiU) y que IU fracasaría ( ni en el peor de los sueños de Gaspi se dibujaba un escenario tan catastrófico). Creo que el motivo es sencillo: Para qué darle tu voto de izquierdas a un partido-puente que acabará en Zapatero. Dáselo directamente a él. Ahí ha residido la victoria de ZP al poder aglutinar en torno a sí todo el voto de la izquierda.
Con todo, el panorama político nacional se divide en dos grandes partidos y en un reducto nacionalista, amén de la sorprendente aparición de UPD. Habrá que ver si este proyecto se puede consolidar como una alternativa al bipartidismo nacional, aunque con la ley electoral en la mano es más que difícil.
En clave autonómica creo que la figura de González Pons es la gran triunfadora y se me antoja que puede convertirse en un elemento clave en la renovación a la que el PP nacional parece condenado a enfrentarse. Por otra parte queda constatado el fracaso de las opciones de izquierda-nacionalista, puesto que EUPV ha perdido casi la mitad de sus votos, al igual que la coalición BLOC-IV y ni siquiera la suma de ambos permitiría conseguir un escaño. El PSPV en cambio se ha mantenido practicamente igual que estaba, que, con toda la que le está cayendo, no parece un mal resultado. El problema es que a tres años de las autonómicas no han aprovechado el tirón de ZP y de De la Vega para arrastrar más votos, ni han salido de las elecciones reforzados con un líder que cohesione el partido en Blanquerías.
¿Y en clave local? Porque la concurrencia de Sento Beguer y Mª José Català en las listas hacía inevitable pegar un vistazo a los resultados. Bueno, pues este análisis, lo dejamos para el viernes en La Opinión.

7 de marzo de 2008

La campaña

Con la campaña electoral dando sus últimos coletazos, tal vez sea éste un buen momento para hacer una sencilla reflexión. En primer lugar y en clave nacional, se me antoja que las fuerzas minoritarias han sucumbido al efecto Zapatero. Me refiero especialmente a IU. Se arrojó a sus brazos, pero ahora viene reclamando su espacio en la izquierda, el que le ha regalado al PSOE. Si a esto le añadimos la escisión a la que se ha sometido en la comunidad valenciana, es más que posible que no puedan formar grupo parlamentario. Aquí conocemos el caso de UV, que cuando abrazó al PP y lo aupó a la Generalitat, desapareció. Bueno, no todos, que otros supieron cobijarse bajo un buen paraguas. Ya veremos qué pasa también con el resto de fuerzas nacionalistas. Todas las quinielas les restan o incluso desaparecen, aunque ya es sabido que no hay que fiarse de las encuestas. La culpa la tiene el voto útil que ellos mismos han pregonado estos cuatro años: Si mi voto va a ir a Zapatero, mejor se lo doy a él directamente y me ahorro intermediarios. Nos queda la duda de UPD y C's, pero a pesar del empuje inicial, les falta solidez y liderazgo para alcanzar ser esa tercera vía nacional que ellos proponen.
En segundo lugar, y en clave local, que dos de los candidatos a las elecciones municipales en Torrent concurran a las generales demuestra que Torrent empieza a contar, como ya nos hemos cansado de señalar. Veremos cómo responde el pueblo a esta singular e inédita propuesta del BLOC y del PP.
Por otro lado y más personalmente, he echado en falta los espacios electorales gratuitos, ahora reconvertidos en spots gratuitos. Reconozco que me chiflaba quedarme a verlos después del telediario y estudiar las más estrambóticas coaliciones y partidos que pueden llegar a presentarse. Tengo ante mí la papeleta del Senado y observo con pasmo que concurre por Valencia : El partido antitaurino; la comunión tradicionalista carlista (¿a quién querran aupar el trono a estas alturas? ¿A don Leandro o al conde Lequio?); el inefable POSI (un clásico, amigos); el partido humanista; el partido familia y vida; el partido "por un mundo más justo" (¿?); y un sinfin de siglas que nos suenan más y que van desde el valencianismo más rancio, pasando por las opciones de extrema derecha y el catalanismo republicano. Todo un show era ver sus anuncios, grabados en los salones de casa de algunos candidatos y con sus protagonistas que a duras penas eran capaces de leer un texto.
Estaba a punto de desearles un buen fin de semana pero ha venido ETA a meter mano a la campaña, asesinando a un exconcejal del PSOE en Mondragón. Han matado a un valiente, habría que decir, porque con la que está cayendo en aquellos lares, que aún haya demócratas que se presentan por el PSOE o por el PP, con la presión de los batasunos es de una valentía encomiable. Ahora todos los partidos hablarán de unidad y de fuerza democrática, pero para fuerza y coraje el de este hombre.

P.D. (El artículo que había escrito continuaba, pero, como me señala un amable lector tal vez me haya dejado llevar por la rabia y la indignación. Creo que es más oportuno recortarlo y dejar esperar que pasen unos días para mostrarles con mayor detenimiento la reflexión que apuntaba.)

4 de marzo de 2008

Ateneu Virtual de Torrent

José Luis Redón se ha propuesto seguir "soliviantando" a nuestros vecinos (como él mismo dice) pero ahora a través de un foro, Ateneu Virtual de Torrent donde dar paso a la participación ciudadana. Como era un asiduo lector de su blog, os dejo el enlace por si queréis conocerlo.

Juguemos a ser aprendiz de brujo.

Han sido dos los debates esfectuados entre los candidatos con más opciones a ser presidente del Gobierno (¡se imaginan otro resultado que no sea ganador Zapatero o Rajoy?, ¿se lo imaginan?) y parece que las piezas del tablero no se han movido. A mí, si me lo permiten, me gustó más Rajoy ayer. Rajoy estuvo mejor que Rajoy, podría ser el titular. Mejor que lo estuviera él mismo la semana pasada: más contundente y más directo. Y en términos generales, mejor que Zapatero, al que vi más nervioso, más inseguro y más agresivo.
Pero como ya indicábamos la semana pasada, esto va por barrios y las piezas no parecen haberse movido, porque los candidatos siguieron escrupulosamente el guión establecido por sus partidos e intentaban movilizar a sus votantes. De ahí que las encuestas den ganador del debate a Zapatero, puesto que él encabeza la intención de voto. Así que el partido sigue empate y como decíamos en el patio del colegio "y el balón encalao", porque ya no hay más.
Sin embargo me resisto a creer que todo el pescado está vendido. Ya llevamos varias campañas en las que las encuestas no han dado ni una. Sólo tienen que recordar la del diario Levante en Torrent para las locales del año pasado, en las que el PSOE revalidaba de sobra la mayoría absoluta del 2003, con quince o dieciseis concejales. Es de suponer que el gerente de aquella empresa demoscópica habrá pasado a engrosar las ya de por sí abarrotadas colas del SERVEF.
Así que me he metido a aprendiz de brujo, término que se ha puesto de moda en esta campaña y que sirve tanto para un roto que para un descosido. Mi tentación es decirles que he escrito en un sobre un resultado que mostraré el próximo lunes para ver si he acertado. Pero no cuela, me podrían decir, con más razón que un santo, que hay trampa, así que me lanzo al ruedo, aunque me expongo al escarnio público si fallo. Me da en la nariz que va a haber un resultado bastante atípico, pues es bastante posible que un partido gane en votos pero tenga menos escaños. Hoy por hoy el PSOE y el PP suman un total de 312 diputados y es difícil que bajen de ahí. Puede haber un trasvase de votos entre uno y otro en función de si el electorado castiga o premia la labor del Gobierno. Mi opinión es que habrá castigo. Por otra parte IU tiene 5 diputados y casi doy por seguro que restará uno o dos (el de Valencia, con la guerra fraticida abierta en EUPV y sus alianzas lo van a echar a perder). El conjunto de los partidos nacionalistas tiene 33 escaños e intuyo que sumarán algunos menos: Por el voto útil en unos casos, por el desgaste de algunas de sus políticas en el caso de ERC, BNG o PNV y por la falta de liderazgo de otros como CC o la CHA. Así me salen las cuentas de que este conglomerado que formaban 33 diputados puede llegar a perder diez diputados que no necesariamente tiene que pasar a formar parte del PSOE por la ley d'Hont, aún siendo votos de izquierdas en su mayoría. Con todo las cuentas me salen así:
Bueno, mejor me las guardo y ya les digo el lunes qué tal me ha ido... Prometo decir la verdad.