31 de enero de 2008

Más vídeos

Vuelve a animarnos las tediosas tardes de enero el PSOE al lanzar un nuevo vídeo en el que satiriza al PP. El argumento es sencillo: un hombre bastante cenizo y agorero amedrenta a todos sus vecinos y conocidos poniéndoles todo tipo de pegas y quejas. Que si está más gorda, que si la mujer le engaña, que si va a ser la junta de la culata el ruidito del motor... Lo más divertido de todo es que al terminar el vídeo, que lanza el lema "En positivo. PSOE", te queda la sensación de que el hombre ése tenía más razón que un santo, con lo que nos surge la duda si en esta ocasión la películita pretende favorecer los intereses electorales de los socialistas o más bien los menoscaba.
Con todo lo de las películas en internet es como un arma de doble filo. Puedes cortar o te puedes cortar. Porque no me dirán si ese vídeo no se puede aplicar al principal partido de la oposición local. Nada se ha hecho bien desde que la ciudadanía les quitó la confianza el pasado mes de mayo. Pérdida de confianza que a todos extraña, a tenor de la magistral gestión realizada en los veintiocho años que gobernaron y de la que tanto hacen gala. Se les podría aplicar por tanto el vídeo. (Llegados a este punto el lector sugerirá cientos de ejemplos parecidos de uno y otro color y no seré yo quien le quite la razón).
Una vez puestos a ver vídeos, me quedo con el de Moratinos balbuceando algún mensaje ininteligible en una lengua del Congo. Ha sido una imagen irrepetible. Al principio creí que estaba hablando de la America's Cup, pues me pareció oír "Alinghi", pero luego comprendí mi error. Estaba hablando del PSPV en la Comunidad Valencia y en Torrent. ¿Que cómo lo sé?. La última palabra que dijo fue "Mopongo".

25 de enero de 2008

Futurólogos

Desde que se anunció la noticia de que la alcaldesa de Torrent iría en las listas del PP al Congreso se suceden las más variadas reacciones. Podemos dividirlas en tres grupos: desde el más fervoroso entusiasmo -entre los que me encuentro yo- pasando por la duda que puede generar la compatibilidad de ambos cargos en segundo lugar, y por último, las críticas más feroces. No caeré en el error de pensar que tengo la verdad absoluta y que no me pueda equivocar, pero me da la impresión de que algunos ya venían con el guión aprendido y que repetían el mensaje teledirigido desde algunas instancias.
Del segundo grupo, los que discrepan abiertamente de mi opinión, se encuentra José Luis Arnal, felizmente restituido su blog en estas fechas. Se pregunta si será capaz de compaginar ambos cargos y si no supone esto un fraude al electorado. No puedo estar más en desacuerdo, pues, como ya le he dicho al propio José Luis , Torrent tiene la suficiente importancia para presentar en las listas de los partidos más importantes candidatos al Congreso y si uno de ellos es la alcaldesa debemos felicitarnos. Lo demás es poner en duda la inteligencia de las personas, pues ella ya habrá sopesado los pros y los contras de esta decisión. Démosle tiempo, en cambio, para ver si no se ha equivocado y dejemos la futurología para los videntes del tercer grupo.
Digo bien, videntes. Y es que tengo la sensación de que las bolas de cristal se agotaron el verano pasado, habida cuenta de la capacidad de videncia y adivinación de algunos a la hora de analizar y criticar la gestión del actual ayuntamiento. Cuestiones como el hospital o las viviendas de protección oficial, que de todo el mundo es conocido que se construyen en tres o cuatro semanas, ya han sido zanjados por los que haciendo uso de increíbles dotes adivinatorias ahora augurán hecatombe en la segunda planta del Ayuntamiento: Seguro que dimitirá o cuanto menos desaparecerá del mapa. Ni el mismísimo Rasputín, ni toda la cohorte de astrólogos del Rey Herodes, ni siquiera el infausto Rappel o el fructuoso Paco Porras harían gala de semejantes dotes de visión de futuro.
Resulta curioso que son los mismos los que han reclamado que el alcalde de Madrid sea el número 2 de la lista por la capital de España, pues es bien sabido que sí se puede compatibilizar la alcaldía de la ciudad más grande de la nación (más de cuatro millones de personas) con un hipotético ministerio o portavocía de la oposición en su caso. Respetando su derecho al pataleo conviene recordar que quienes con más insistencia han criticado la ausencia de Gallardón o ahora la inclusión de nuestra alcaldesa son aquellos que jamás tocarían una papeleta con las siglas del P.P.
Al menos siempre nos queda la posibilidad de preguntarles por la quiniela del domingo. Yo me la juego que esta vez el Valencia sí gana.

23 de enero de 2008

Como decíamos ayer...

Esta inmortal frase de Fray Luis de León nos sirve para anunciar una gran noticia para nuestro pueblo. Si la semana pasada reclamábamos que los partidos incluyesen a vecinos de Torrent en las listas para el Congreso, ahora contemplamos con orgullo cómo nuestra alcaldesa, María José Català, irá de número 4 al Congreso en la lista del PP por Valencia. Esto, más allá de disputas políticas y diferentes planteamientos, no deja de ser una buena noticia para Torrent, pues es importante que la voz de la segunda ciudad de la provincia esté representada en el Parlamento.
Y a María José no podemos dejar de darle la enhorabuena. Si hace un año desde las bancadas de algún partido y su medio afín se frotaban las manos con la elección de María José como candidata a la alcaldía, ahora bien les vendría frotarse los ojos ante su candidatura al congreso.
Felicidades, María José.

22 de enero de 2008

¿ahora sí?

Parece ser que ahora sí la ilegalización de ANV y el PCTV va a ser una realidad. Que en democracia una sociedad tenga que acudir a la justicia para ilegalizar un partido siempre es una mala noticia para la salud de esa democracia, pero no por ello debemos dejar de ser inflexibles con aquellos que, haciendo uso de sus derechos constitucionales, amparan y promueven el terror y el delito para impedir que los demás podamos disfrutar de los nuestros. Por ello nos felicitamos de que el ministerio fiscal, que por otra parte depende exclusivamente del Gobierno, haya decidido emprender su ilegalización ateniéndose a la ley vigente.
Y llegados a este punto la pregunta es obvia. ¿Ahora sí?. ¿Por qué no hace un año, cuando los terroristas asesinaron a dos personas en Barajas? ¿Por qué no antes de las elecciones autonómicas y locales? ¿Qué ha cambiado en estos meses? y sobre todo, ¿por qué no retirar del Congreso la autorización al Gobierno para dialogar con ETA? De todos modos resulta una gran noticia que en el Congreso de los Diputados no haya que poner una arco detector de metales para sus señorías, y que aquellos que piensan lograr sus objetivos con las armas, acaben con sus huesos en la cárcel y no con un sueldo a costa de los contribuyentes.
Y es que el mejor diálogo con un terrorista se tiene a través del telefonillo de la prisión.
Buenas tardes.

17 de enero de 2008

Nuevo dominio del blog

A partir de ahora podréis acceder al blog desde el dominio personalizado que tenemos:
http://www.elcarrermajor.com

Muchas gracias a todos.

¿Sento al Senado?

No es un juego de palabras, es la pregunta que se realizan los amigos de Millor Torrent, teniendo en cuenta que los pactos preelectorales pueden dar al traste con las aspiraciones del concejal del BLOC en Torrent para presentarse al Senado. Ya indiqué en mi colaboración en el diario La Opinión que a Torrent le falta peso político. A nivel autónomico y a nivel nacional. Que yo recuerde, espero no equivocarme, sólo hemos tenido una diputada nacional, Eva Amador. En 30 años de democracia y contando unas ocho legislaturas a 350 diputados cada una nos salen un total de 2.800 diputados hasta la fecha. Si sacamos un porcentaje, diremos que Torrent ha copado el 0,0375% de los escaños en toda la democracia. En España hay unos 45 millones de habitantes, de los cuales, 80.000 según el último censo son de Torrent, lo que representa un 0,17 % de la población del Estado. Siguiendo ese cálculo y si no me he equivocado ya -que es lo más posible, pues soy de Letras- a Torrent le deberían haber correspondido hasta la fecha unos cinco diputados. A nivel autonómico no mejoramos tampoco mucho. Tenemos en les Corts a nuestro ex-alcalde, Jesús Ros, y a Vicente Soria, ex portavoz del PP. Sé que hubo algún vecino ilustre en el palacio de Benicarló, pero no cuenta, pues no era torrentino, sino sólo afincado, como el caso de Lizondo, que vivía en el Vedat. Y creo que acabamos de contar. Si tenemos en cuenta que tampoco hemos podido presumir de tener algún conseller en la Generalitat, el resultado es bastante pobre: El peso político de Torrent es prácticamente nulo.
Por eso creo que es importante apoyar que nuestros vecinos se presenten a las Cortes o al Senado. En el caso de Sento, es bastante improbable que pueda llegar a ser elegido, pero podrían tomar nota el resto de partidos, en especial los dos que tienen opciones serias de obtener representación en el Congreso o en el Senado (a IU ya la doy por descartada, lo siento, amigos) y contar con alguno de nuestros torrentinos.
Yo, de momento, ya sé a quién voy a votar al Senado.

14 de enero de 2008

Más sobre periodistas (O "se lo voy a decir a mi primo")

Si la semana pasada poníamos en tela de juicio la calidad profesional y humana de los periodistas que han perseguido hasta la saciedad al jugador de fútbol Ever Banega por cuestiones que sólo a él le importan y que afectan única y exclusivamente a su vida privada, hoy lo hacemos para destacar la gran labor del profesional que firma sus escritos en el diario El País con las iniciales F.S.
De este diario y el grupo mediático que lo sostiene nada podría impresionarnos ya a estas alturas de la vida, pero lo que no sabíamos es que irrumpiría de este modo en el panorama político local. Me estoy refiriendo al titular con el que anunciaba la semana pasada que nueve familias de las expropiaciones de Camí d'Albal recibirán una vivienda en compensación de haber sido desalojadas. Rezaba así: "Torrent desvía viviendas protegidas para jóvenes a personas afines al PP". Al leer el titular debo reconocer que me sentí conmocionado y extrañado. Así que seguí leyendo a ver qué tal. Pero el cuerpo de la noticia defraudó las expectativas creadas con el título. Resultaba que el ayuntamiento había decidido compensar a las familias a las que les habían expropiado con una nueva vivienda en el Parc Central y que entre los beneficiarios se hallaba una persona que había ido en las listas del PP. -He aquí- pensé- a uno de estos periodistas que no fue a clase el día que explicaron que el titular de una noticia, además de ser veraz, objetivo y contrastado, debe responder a la realidad de la noticia-. Y es que hace falta tener la cara muy dura para soltar tamaña mentira, que queda en evidencia con la lectura del propio texto que le sigue.
Con todo, lo que más nos ha llamado la atención no ha sido que este periodista publicara esta información, sino que lo hiciera partiendo de la llamada de socorro del grupo socialista municipal, que en un ejercicio de cinismo, denunciaba que esas viviendas debían haber entrado en el bombo del sorteo, mientras que a estas familias, que vivían de forma totalmente legal en esta zona, les había negado una indemnización que les garantizase uno de los derechos básicos de nuestra Constitución: una vivienda digna, lo cual había provocado la movilización de estas familias y la asociación que los representaba y la incorporación de uno de ellos a las listas del PP en Torrent. Poco importa que el concejal de Urbanismo recuerde que todo se ha hecho arreglo a ley y que formaba parte de su compromiso con estos vecinos. Haciendo uso de aquel dicho que afirmaba "Tú difama, que algo queda" algunos parecen haber abierto la caja de los truenos en su afán por enfrentar a unos y otros, presuponiendo de antemano que nosotros somos los buenos y los otros son muy malos.
Y es que esto de acudir al primo de Zumosol para hacer oír su voz, conociendo la catadura moral de los periodistas de El País, más interesados en el "hombre muerde a perro" que en la veracidad de sus diarios, resulta novedoso, nos produce bastante vergüenza y nos recuerda a aquellos niños que en el patio no hacían sino molestar y provocar a todos los otros niños, hasta que alguno los ponía en su sitio y entonces avisaban al primo, al vecino o al hermano mayor para que los defendiera. Bien hará el PSOE local en buscarse mejores amigos y compañeros de viaje, no sea que estos, en alguna esas batallas que están a punto de dirimirse en el patio mediático, provoquen algún efecto colateral en sus filas- lo que se ha llamado fuego amigo y del que Joan Ignasi Pla bien puede dar buena cuenta-.

13 de enero de 2008

Torrent, bon poble i gran ciutat.

(publicado en el último número del diario La Opinión de Torrent)
Seguro que a usted también le ha pasado: Puede haber sido en el trabajo, en alguna reunión, en casa de algunos amigos o en una boda. Allí le han presentado a alguien y al preguntarle por su origen usted le ha contestado: “Soy de Torrent” mientras le dedicaba una amable sonrisa. Acto seguido la persona que acaba de conocer le ha espetado eso de “Torrent, bon poble, però mala gent” mientras reía a carcajada limpia y usted lo miraba pensando “mira, ésa no me la sabía, podrías ir a concursar al «Club de la Comedia» porque tus ocurrencias son muy graciosas y, sobre todo, muy originales”. Y eso si no le han reprendido por el supuesto índice de criminalidad que existe en nuestro pueblo. Recuerdo que, de pequeño, cuando conocía a alguien de fuera y averiguaba mi procedencia, me recriminaba que mi pueblo estuviera lleno de delincuentes juveniles a los que asociaba con alguna etnia. Yo intentaba hacerle entrar en razón, advirtiéndole que había de todo, como en botica, pero, nones. Allí era yo el centro de sus burlas. Una vez llegué a preguntarle a uno de estos cuándo fue la última vez que había estado en Torrent. Enseguida calló, se puso muy rojo y balbuceó alguna cosa ininteligible: Nunca había venido.

Algún sabio torrentino sería el que quiso revertir esta situación modificando el dicho popular y añadiendo lo de “bona gent” y así ha debido calar en la sociedad porque, según el último censo del INE, nuestro pueblo ha alcanzado la cifra de 75.000 habitantes, aunque oficiosamente serán más de 80.000, y de esta manera logra el estatus de “gran ciudad”. Ignoro en qué consiste el reconocimiento de gran ciudad, pero si somos sinceros, nunca seremos una gran ciudad hasta que cumplamos estos tres requisitos:

En primer lugar, tener un Corte Inglés en nuestro centro urbano. No, no vale Opencor ni la agencia de viajes. Hace unos años corrió el rumor de que se iba a instalar uno en la sede de la Caixa Torrent, en el actual ayuntamiento, pero nunca más se supo. Así que queremos uno de verdad. Y así lo anunciarán en la radio cuando informen de los centros que permanecerán abiertos en una jornada festiva. Imagínenlo: “Este domingo abren los centros de Madrid Xanadú, Pintor Sorolla, Nuevo Centro, Barcelona-Diagonal y Torrent”. También nos vale un Hipercor.

En segundo lugar, subir a un equipo de fútbol a Primera División. Y puestos a pedir, que suba el Monte-Sión, que es el equipo que más jugadores ha aportado a esta división desde Torrent. Si Elche, Villarreal o Alcoy lo han tenido, nosotros no podemos ser menos. Sólo pondremos dos condiciones: La primera, que no venga ningún Soler o similar a fastidiarla; La segunda, que el estadio se llame “Padre Costa Arena”.

Y por último, tener un ministro en el gobierno. Ya es hora de que se escuche la voz de Torrent en la Moncloa. Como primer paso nos conformamos con que alguno de los partidos incluyan a algún paisano en sus listas al Congreso o al Senado (esto creo que ya lo ha hecho el BLOC con Sento Beguer). Pero con el tiempo y algunos pactos, contaremos con uno o dos ministros.

Así que ya lo saben, a pesar de que usted cuenta con más de setenta y cinco mil vecinos, nunca seremos una gran ciudad hasta que tengamos El Corte Inglés en la Avenida, al Monte-Sión en Primera y un par de ministros en el gobierno. Bueno y una cosa más: Que de una vez por todas, el mundo entero sepa nombrar bien a nuestro pueblo: Torrent.

Feliz año a todos.

10 de enero de 2008

Profesores

Si ayer ponía a caer de un burro a los periodistas, hoy debo hacer lo propio con los profesores. Dice el Miope que junto a médicos y policías, son los periodistas los más criticados. Pero debo quitarle la razón: Son los profesores y los funcionarios. Y como pertenezco a los primeros, me puedo meter con ellos libremente.

Una de las cosas que nos echan en cara son las vacaciones. No seré yo quien niegue que tenemos más vacaciones que nadie. Echando cálculos, trabajamos de cada cinco días al año, tres. Un poco más de la mitad. En honor a la verdad hay que decir que muchos profesores dedican el resto del tiempo libre a hacer cursillos, corregir o preparar nuevos temarios, pero sí, no nos engañemos, somos la envidia del sector vacacionil.

La otra, de parte de los padres, es que no le prestamos atención a su hijo. Cuando te reúnes con un padre a principio de curso siempre te echa en cara los errores del tutor del año anterior. Como si yo tuviera la culpa. No saben cuán desagradable es que un tipo al que no conoces de nada comience a increparte por lo que supuestamente no ha hecho un compañero, al que por cierto, presupones una profesionalidad. De nada vale eso de " por favor, no me cuente eso que me está poniendo en un apuro". Ellos, a la suya: que si no le prestaba atención a mi hijo, que si le tenía manía, que si sólo se fijaba en lo malo (qué habrá de bueno-digo yo- en suspender todas las materias menos recreo) y demás gaitas. Al cabo de dos horas de sermón de su padre sobre cómo hay que educar a su hijo te enteras que el padre trabaja fuera de casa toda la semana y que el hijo tiene en su habitación ordenador, consola, televisor y dvd. Sólo le falta un microondas y un retrete químico para emanciparlo en su propio hogar. Pero, claro, eso no tiene nada que ver.
¿Y cuándo te dicen al principio de curso eso de "Yo prefiero que me digas todo lo que creas conveniente de mi hijo, aunque sea malo"? Y llega un momento en que crees que tienes que comunicarle que el chico llega tarde a clase, con los ojos rojos como la sangre, con un olor a porro que echa para atrás y al que ves día sí, día también quemando chinas en la parte trasera del colegio. Pero el padre se sulfura al principio, se calma después y dice que él lo averiguará, que su hijo no es un santo, pero que se lo cuenta todo, como una vez que se fumó un winston. Y al cabo de dos días te viene diciendo que su hijo, no, que son los demás, que él los ve fumar e incluso una vez tocó uno, pero que él no fuma ni nada, y que qué va a hacer si sus amigos fuman y él les dice que no lo hagan, no va a dejar de ir con ellos por eso. Entonces tú le dices que qué hay de aquel día que le cayó una bolsa de marihuana y tres cajitas de Smoking en clase y el padre te contesta que es que se lo estaba guardando a un amigo. Y ya te ahorras preguntarle por qué todo el colegio le llama el yonqui, pues. A partir de entonces el padre te hace cruz y raya. Y volvemos al inicio de este apartado. El año que viene serás tú el que será puesto a parir en la reunión de principio de curso.

Qué le vamos a hacer.

P.D. 1. Todo lo aquí contado es tan cierto como que hoy es jueves.

P.D. 2. Quería meterme con los profesores y he acabado haciéndolo con los padres, ¡maldito corporativismo!

9 de enero de 2008

Periodistas

Lo confieso, Carles: Cuando estudiaba BUP quería ser periodista. Y si no lo hice fue porque me desanimaron las mensualidades del CEU y los números clausus. Debo reconocer que si bien nunca fui un mal estudiante, pecaba un poco de vaguillo a la hora de preparar mis exámenes, así que me faltaba medio punto largo para alcanzar la nota de entrada en el CEU. De modo que me decidí finalmente por la Filología y creo que no me ha ido mal.
Después de esta disculpa, viene la de arena: Qué burros son la mayoría de periodistas. (Y la mayoría de filólogos dirá alguien y no seré yo quien le quite la razón). Estoy casi convencido de que la culpa en un 50 % la tiene la propia universidad que no da pie con bola en los últimos planes de estudio. Verbigracia: En cuarto de carrera una compañera de clase no supo analizar una oración del estilo "Juan come manzanas" al salir a la pizarra. El profesor, boquiabierto, no sabía qué decir y le pidió que estudiase más. Esa chica había superado el BUP, el COU, la Selectividad y tres cursos de Filología Española sin saber qué era un Complemento Directo. Tócate los...las narices.
Así que insisto: Qué burros son. A la falta total de vocabulario y ortografía (lean cualquier edición de un periódico nacional o regional y subrayen en rojo las faltas de ortografía o de cohesión gramatical) se les une el seguidismo y la falta de rigor o personalidad. Y ahora me refiero al asunto Banega. Un futbolista que ha fichado el Valencia Club de Fútbol y que parece que será el nuevo Maradona (después de Ortega y Aimar, ya no nos creeríamos nada de los argentinos, pero a ver qué tal). Parece ser que el muchacho, haciendo uso de una webcam, mostró a la cámara sus atributos más personales. Tiempo le ha faltado a los periodistas de Valencia para sacar a la luz esas imágenes (hasta en la tele las he visto) y perseguir cámara en mano al pobre chico por los aeropuertos. Sin querer justificar que el chaval haya metido la pata con esa chorrada (y ahora nos podríamos preguntar si alguno de nosotros en nuestra alocada juventud no habremos hecho algo que, de haber sido grabado, nos hubiera hecho enrojecer para siempre) nos cuesta entender que seamos los propios valencianos y valencianistas los que hayamos echado sobre él toda esta cantidad de mierda, sin pensar en el perjuicio personal y profesional que le van a acarrear estas imágenes. Luego nos quejaremos de la presión a la que se ve sometido y cómo se le burlarán en los campos de fútbol, pero para entonces, el mal ya estará hecho y de nada servirá lamentarnos: la culpa ha sido nuestra, nosotros lo hemos sacado y ahora el boomerang volverá sobre nosotros.
Ignoro si en la facultad de Periodismo existe alguna asignatura relacionada con la ética profesional y si en ella se explica qué es noticia y qué no; por qué la vida privada de una persona debe ser eso, privada; y que hay noticias que causarán más daño al publicarlas que al callarlas.
O a lo mejor, ese día tampoco fueron a clase.

8 de enero de 2008

Aquellas lluvias...

traen estos lodos. Un acontecimiento tan crucial para la vida de una gran ciudad como es la cabalgata de Reyes ha servido para que se despliegue toda la artillería pesada en contra de la alcaldesa y su equipo de gobierno y que tuvo en su punto de mira a Sus Majestades de Oriente, a tenor de las reflexiones que ellos mismos han dejado en diferentes blogs. Insultos e incluso lanzamiento de objetos de parte de aquellos que no estaban de acuerdo con el transcurso de la cabalgata han puesto en evidencia que el emponzoñamiento que se está llevando a cabo en la escena política local no nos deja más allá de la altura del betún. Y aquí nos tenemos que incluir todos, amigos. Los políticos locales por no haber asumido aún el resultado de las urnas (es posible que el único que a estas alturas ya sabe cuál es su sitio podría ser el BLOC); Los que atizan las ascuas desde sus púlpitos (y entiendan la metáfora porque no es literal) criticando de forma desmesurada cualquier acción que desde un lado u otro se proponga -afortunadamente algunos han tomado las de Villadiego y, si bien, siguen ladrando, ahora sus ladridos ya casi no se escuchan-; los que tomamos parte desde nuestras ventanas en los blogs locales y tampoco aportamos mucha cordura; y por último, aquellos que, aleccionados con todo lo anterior, salen a las calles, al mercado, a los centros de trabajo, con el chip bien colocado y seguros de quién es el enemigo a batir; Mención especial merecen los cretinos que en esta última sección hacen uso del insulto y los malos modos en sus actuaciones públicas, algunas de las cuales ya hemos visto incluso en algún pleno o en la cabalgata del sábado. Y así salimos todos perdiendo. Nos lo perdemos los torrentinos porque no es el Torrent que queremos.
Así que me atrevo a lanzar una propuesta. Puede parecer un tanto descabellada, incluso ridícula, pero podría ser un punto de partida para mejorar la convivencia entre unos y otros. Siempre me ha llamado la atención que después de los plenos, haya bastante cordialidad entre los portavoces y concejales. Supongo que no es una falsa cordialidad, pero no debe quedarse allí sino trascender a la calle, de modo que el año que viene sean los portavoces de los tres partidos quienes tengan la responsabilidad de personificar a los Reyes Magos. Y ya puestos en materia, y si se me permite la broma, propongo a los personajes: Gaspar, el de la barba roja, no puede ser otro que Sento Beguer, portavoz del BLOC. Sólo necesita unas extensiones, pues el color lo lleva de casa. Melchor, el de la barba blanca y que parece de mayor edad, Juan García, portavoz del PP. A Pepe Veiga, del PSOE, le ha correspondido por eliminación el papel de Baltasar. Necesitará una buena exposición de rayos UVA o una manita de betún. Me quedo ahí, porque meter en todo este berenjenal al resto de concejales como pajes me parece excesivo.
A ver si de esta manera, el año que viene, podemos tener la fiesta en paz.

7 de enero de 2008

Las manos invertidas

Fulgencio Pruñonosa había nacido con una grave disfunción: Tenía la mano izquierda en el lado derecho y la mano derecha en el lado izquierdo. Esto le había provocado una innumerable cantidad de problemas en el colegio y en su más tierna infancia. A pesar de lo que le decían sus padres y profesores, él se veía como un engendro al compararse con los demás niños, lo cual provocó que se fuera excluyendo y autosilenciando hasta convertirse en un ser solitario.

Cuando murieron sus padres heredó la casa familiar, pero necesitaba de un sustento económico, por lo que estudio las oposiciones de cartero por CEAC y aprobó a la tercera. El primer día de trabajo aprovechó el frío que hacía para ir con unas buenas manoplas que disimulasen su gran tragedia. Encajó muy bien en la faena, aunque procuró no hacerse amigo de nadie. Él pensaba que si nadie conocía su secreto, nadie podría burlarse de él, así que iba de casa al trabajo y del trabajo a casa. Sólo adquiría sus víveres y productos por internet.

Un día decidió comprarse una cámara de vídeo y grabar a la gente del parque. Era una forma más de combatir su aburrimiento y su soledad. Cuando se la entregaron, la destapó con cuidado y leyó con avidez las instrucciones de uso. Al poco la empezó a usar y enseguida la conectó al televisor para ver qué tal. Las imágenes que pudo contemplar le rasgaron el alma. Allí estaba él, encerrado en el televisor y con las manos en su sitio. Pasó la imagen varias veces y hasta convencerse de que lo que veía era cierto: Su mano derecha en el lado derecho y su mano izquierda en el lado izquierdo. El corazón empezó a latirle tan fuerte que le provocó un infarto y murió.

A los pocos días lo encontraron en su domicilio. Los compañeros de trabajo lo habían echado en falta y , al no contestar al teléfono, decidieron avisar a la policía. Los agentes al levantar el cadáver se sorprendieron de que todas las paredes de la casa estuviera forrada de espejos.

6 de enero de 2008

Día de Reyes

Aún recuerdo con bochorno y estupor el día de Reyes del año pasado. Padres e hijos corriendo y empujándose en la plaza Obispo Benlloch para recoger alguno de los regalos con los que el Ayuntamiento de Torrent tuvo a bien obsequiar a los que se pusieran en fila-aunque fueran varias las veces que lo hicieran a tenor de lo cargados que volvían a sus casas-. Incluso llegaron familias de otros pueblos que fueron convocados por móvil (supongo que no sería Rubalcaba). En un momento dado, pude contemplar una escena en la que unos padres casi llegan a las manos y si no lo hiceron no fue por la buena voluntad navideña, sino porque ya las tenían llenas de coches. Las caras de sus retoños no eran precisamente el colmo de la dicha navideña, más bien aprendieron una gran lección que les servirá en el futuro: si para conseguir algo tienes que dar un puñetazo, no dudes en darlo.
Ayer en cambio el panorama era bastante distinto. Se recuperó la cabalgata en la que los reyes pasean por todo el pueblo saludando a los niños y recogiendo sus cartas. En esta ocasión fueron algunas asociaciones ciudadanas, las falleras, la UMT y algunas empresas las que participaron. Yo fui a verla, a pesar de que este año no me había portado muy bien, a ver si Gaspar aún me daba una nueva oportunidad de canjear el carbón que me tenía preparado. Debo decir que disfruté viéndola, pero yo soy muy "monárquico" para estas cosas (siempre he desdeñado a Papá Noel). Si bien es cierto que no fue nada del otro mundo: La policía local montaba en sus motos a los niños, los coches de Protección Civil y Bomberos hacían sonar sus sirenas y algunas carrozas anticipaban la comitiva real. A mí me gustaría ver entrar a Sus Majestades montados a lomos de camellos con un gran boato similar al de las entradas de moros y cristianos, pero comprendo que el tema no está para echar cohetes. Aunque esto, visto lo visto y leído lo leído, se ve que va por barrios. Si el Ayuntamiento anunció que se iba a ajustar el cinturón, lo lógico es que lo haga. Nos parecerá mejor o peor, pero es coherente. ¿Se imaginan si ayer se llegan a estirar un poco más? Los voceros que hay a tal efecto habrían puesto el grito en el cielo: "¿No decían que no había dinero?".
Cuando volvía a casa pude escuchar los lamentos de una madre que se quejaba amargamente de que este año no dieran juguetes a los más pequeños. Y, ¿por qué habrían de darlos? me preguntaba yo. ¿Acaso esa familia no podía optar a escribir la carta a los Reyes?. En ese caso existen cientos de iniciativas en Torrent para llegar hasta esas casas en las que los magos no pueden acercarse: Cáritas recoge juguetes y dinero para poder escribirles la carta a cientos de niños de nuestra población. O la Cruz Roja. Y así podríamos seguir escribiendo una larga lista de asociaciones que comparten los reyes con los más necesitados. ¿Merezco yo o mis hijos un regalo del Ayuntamiento? Sencillamente, no. A eso, en otro tiempo, se le llamaba la sopa boba. Y no creo que el dinero de nuestros impuestos esté para pagarle el caldo a nadie. Así que mi más sincera enhorabuena para quien organizó la cabalgata. Y si no, siempre podemos echarle la culpa a la Generalitat, a Zapatero o al trasvase del Miño.
Feliz año Nuevo.