26 de octubre de 2008

El picudo rojo

Que la izquierda nunca ha sabido perder las elecciones no es nada nuevo. Más bien al contrario, es un fenómeno cíclico que puede comprobarse con facilidad –siempre que no sea Garzón quien le intente dar lecciones de historia, claro – en cada ocasión en la que ha perdido en las urnas. Aquí en nuestro pueblo teníamos menos experiencia porque las sucesivas victorias socialistas, algunas de ellas aplastantes y merecedoras de un exhaustivo estudio sociológico, se fueron repitiendo a lo largo de casi tres décadas. Sin embargo, desde aquella fatídica noche de mayo de 2007 no ha pasado un día sin que intentasen, con escaso éxito, deslegitimar la llegada al ayuntamiento de una joven que aún no había nacido cuando el PSOE ya dirigía el pueblo desde aquella vetusta casa consistorial de la plaza mayor, hoy reconvertida en vetusta casa de cultura.

Recuerden el revuelo que se montó cuando, hace ahora casi un año, se anunció que la alcaldesa formaría parte de la lista del PP al Congreso. Algo que podría haber sido una gran noticia para Torrent no lo era para el PSOE local. Uno de los argumentos que esgrimían se basaba en que estaría lejos de Torrent. Nos consta, en cambio, y les consta también a los que así lo reclamaban, que durante los meses que ha compaginado ambos cargos, ha hecho verdaderas piruetas para no dejar de pasar más horas de las necesarias fuera del pueblo. Sin embargo y a pesar de ello, se lanzaba al viento la denuncia de que desatendía su labor al frente del consistorio. Como decía aquél: “no dejes que la verdad te estropee una buena noticia”. Ahora que ha abandonado su escaño para formar parte de la ejecutiva de Camps en el PPCV hemos podido leer que la han relegado (sic) “a compartir un puesto con Rita Barberá”. Nos preguntamos entonces con qué verbo se puede definir a la inclusión de la compañera de partido a la que Alarte ha incorporado en su ejecutiva como vocal. Noticia que, por otra parte y como torrentinos que somos, no puede dejar de ser sino un motivo de alegría. Siempre aplaudiremos a rabiar el hecho de que nuestros vecinos estén cada vez más cerca de los órganos de dirección de los partidos.

Andaba yo pensando en estas cosas y me preguntaba si no sería una epidemia que comenzó a propagarse aquella primavera de hace año y medio la que provoca tal sensación de animadversión hacia todo aquello que no sea socialista cuando leemos en prensa que la plaga del picudo rojo se extiende por Torrent. Como quiera que conocíamos el término de “cinturón rojo” de l’Horta para referirse a los ayuntamientos que desde el 77 habían estado gobernados por la izquierda, como es el caso de nuestro pueblo, no pude dejar de preguntarme si no sería este simpático bichito el causante de este mal que afecta a una gran parte de la población de forma severa. Al leer el resto de la noticia me tranquilicé, pues los técnicos decían que este pequeño insecto sólo afecta a la población de palmeras, aunque de forma irreversible y obligando a su tala.

Pero salí a la plaza, poblada de palmeras desde su última remodelación incompleta, y me topé de frente con un tenderete en el que se recogían firmas en contra del ayuntamiento por la contribución. En ese momento, una mujer me abordó y empezó a clamar contra la alcaldesa, contra las lluvias recientes, contra los coches mal aparcados, contra Cotino, contra Camps y contra Aguirre, contra Rajoy y contra Soraya, contra el aparcamiento Juan Carlos I y contra las obras de la Torre. Me dijo que el ayuntamiento no hacía nada bien y que todo lo bueno era gracias al anterior gobierno socialista y a Zapatero.

Así que no estén tan seguros de que a ustedes, como a esta mujer, no les pueda llegar a picar. Están avisados.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Puede que la izquierda, no sepa perder elecciones, pues generalmente en España, esta acostumbrada a ganar. Pero te pregunto ¿la derecha sabe perder? Porque el Rajoy, no creo que sea un claro ejemplo, de aceptar una derrota, por la oposición tan desleal que ha hecho, con unión de nuestros “santos” Obispos, pero a ti todo esto te sabe a gloria clerical.
Actualmente estas gracioso, ahora resulta que “el picudo rojo”, o mal de las palmeras, esta a punto de picarnos a los vecinos que no estamos de acuerdo con la “señora”, sino nos a picado ya.
Pero una cosa te voy a decir, a ti de debe de haber picado “el picudo blanco de opus dei”, que es bastante maligno, y no creo que os dure tanto tiempo, como nos ha durado la picadura del rojo, para estar los años, que los “rojos” han estado gobernando, esta ciudad.
Y te lo repito por enésima vez, cuando quieres estas muy enterado de las piruetas que ha tenido que hacer la alcaldesa para faltar lo mínimo de Torrent, y cuando no dices , que tu no quieres saber nada, y ahora sin venir a cuento, empiezas hacer una defensa de tu amiga, que parece más bien parece que estés en nómina.

Anónimo dijo...

Con que "picudo rojo", tu si que estas hecho un "picudo pepero" con una mezcla de "santurrón" y "beatorum", que te las traes.
A cada comentario más desafortunado, y después hablas de humildad, vaya desfachatez.

Anónimo dijo...

Por lo que parece has decidido abiertamente dedicarte a la batalla ideológica. "Que la izquierda nunca ha sabido perder las elecciones no es nada nuevo" ¿podemos discutir esto o lo presentas como un axioma?
Supongo que estarás de acuerdo conmigo en que, si no detallas elecciones perdidas y posteriores reacciones que apoyen lo que aseguras, tu discurso queda muy muy débil. Si tan fácil es, ¿por qué no lo demuestras con cientos de ejemplos prácticos?
Quizás podrías haber sido más directo y acusar claramente de no ser demócratas a todo bichito viviente que huela (mal, por supuesto) a izquierdas.
No me gustaría entrar en la triste dinámica de soltar mierda al estilo "y tú más", pero sí me parece curioso que ridiculices a una fanática (no hay duda, las cosas como son) que culpa de la muerte de Manolete a Rajoy, Soraya, Camps...es decir al PP, y sin embargo omitas, por ejemplo, una campaña institucional según la cual es posible que yo sea uno de los valencianos a los que ignora el presidente del gobierno.
Evidentemente toda la masa que ha sido inoculada con el virus "aborreguizante" del picudo rojo tienen la culpa del hundimiento del Titanic, entre otras cosas.
Quizás sea malpensado, no lo niego, o simplemente también haya sido víctima de este adorable bichito y por ello tiendo a pensar que la "derecha" (generalización imprecisa, lo sé) no ha sabido digerir su derrota en las últimas elecciones generales.

Un saludo

Anónimo dijo...

Perdón por dejar mis posts como "anónimos", no puedo dejar ningún nombre. Al intentar hacerlo me salta un mensaje de error:"la url contiene caracteres no permitidos" ¿es un problema de blogger o hago algo mal?

Un saludo (si te parece bien no es necesario que publiques este post, es posible que sea un problema de mi pc, no sé)

Llisus

www.elcarrermajor.com dijo...

Efectivamente, amigos, también hay un bichito que pica a la derecha. De él ya hemos hablado en ocasiones (por ejemplo, en junio de 2007 "políticas de lustre y desgaste").
Sí, Llisus, la derecha no ha podido asumir la derrota de 2004 y por eso volvió a perder en 2008. El mismo planteamiento que no sirvió en 2004 no podía servir en 2008. Querer reeditar las elecciones del 04 en 08 fue un tremendo error. Basar la oposición en tres días de marzo fue un tremendo error y creer que como a otros les fue bien, a la derecha le iba a funcionar, una temeridad que los ha condenado de nuevo a la oposición.
Por cierto no sé qué le pasa a blogger últimamente, que tira muchas cosas abajo. A mí también me pasa.

zacarías dijo...

En referencia a tu anterior publicación (acción-reacción), creo que es un principio que se cumple en todo ser vivo. Lo que pasa es que algunos humanos nos aplicamos el principio de sublimación(que si te acuerdas de las clases de física de BUP, era la capacidad de la materia para pasar de un estado a otro). Ésto es, las personas deberíamos pararnos a pensar cuando somos sujetos de una acción e intentar dar una repuesta constructiva.
Un saludo

romario dijo...

querido arturo, supongo que lo habras leido, es legitimo poner un nuevo jefe, pero los alagos anteriores del discurso y la medalla,teniendo tomada la decision de cargarselo me parece como minimo de "mal gusto". un saludo de tu amigo ROMARIO.

dice asi:

A LA ALCALDESA DE TORRENT

Quiero contarle una historia y aunque no sé si será publicada, al menos lo habré intentado.

Una de mis hijas, la más pequeña, en edad adolescente, está en esa etapa de la vida en que cualquier decepción o engaño es un drama y además, como casi todas las hijas, siente auténtica devoción por su padre.

El pasado 2 de octubre fue un día especial para toda la familia, pero para ella mucho más. A su padre le otorgaban una medalla en reconocimiento a su labor profesional y estaba exultante. Fue un acto muy emotivo que finalizó con el discurso de la Sra. Alcaldesa. Mi hija no cabía en sí de emoción y orgullo y no paraba de repetir: “Mamá, qué guapa es la alcaldesa, qué bien habla y cómo ha elogiado a papá, ha dicho que se siente orgullosa de tenerlo como Jefe de la Policía Local de Torrent”.Así acabó un día feliz.

Transcurridos 20 días, en casa mirábamos el reloj, sabiendo que cuando llegase la noche había que decirle a mi hija que a su padre lo iban a cesar como Jefe de Policía.

En su habitación y estando las dos solas, se lo conté y, con los ojos llenos de incredulidad y decepción me preguntó: “Entonces mamá, ¿lo que dijo públicamente la Alcaldesa a papá eran mentiras?”. Solo pude contestar: “Cariño ¿tú que crees?”.

Cuando mi hija sea una mujer adulta y vuelva la vista atrás, en la lista de sus decepciones tendrá las palabras de la Alcaldesa de Torrent, porque con ellas descubrió el significado de la deslealtad, el engaño y la traición.

Pilar Belchí Martínez.
(esposa de Eduardo Martínez, Jefe, hasta hoy, de la policía local de Torrent)