8 de abril de 2008

Conceptos

Por mi mente circulan muchas realidades, pero a veces no encuentro los conceptos necesarios para definirlas. Acudo a veces al diccionario ideológico, que nos ofrece una sucesión de términos afines a una realidad o un campo semántico, pero se me queda corto, pues no me soluciona mis inquietudes léxicas. Y es que el vocabulario de una lengua no ofrece siempre una palabra ante una realidad. Pongamos por ejemplo algo más o menos cotidian, como es que un hijo pierda a su padre. En ese caso nos dio la lengua al huérfano. La situación, mucho más trágica de que un padre pierda a su hijo se encuentra, en cambio, huérfana de un término que la acoja, tal vez porque creyó alguien que a falta de vocablo que lo designase, tampoco tendría lugar tal suceso, pero no es así. La ausencia de significantes no provoca la desaparición de sus significados. Este desagradable ejemplo nos demuestra que nuestra lengua no siempre nos regala la palabra con la que definir algún hecho. El inglés lo suele solucionar con la composición o la derivación. Si usted a estudiado la lengua de Shakespeare, habrá comprobado la cantidad ingente de términos compuestos que existen y que incluso se han exportado a otras lenguas. Una de las más ridículas es el "self-made", que se aplica a la persona que "se ha hecho a sí misma", obviando, pues la inestimable aportación genética de sus padres. Cuando una productora cinematográfica quiere promocionar su última película suele ofrecer en televisión el "making off" que vendría a significar el "documental que muestra los entresijos del rodaje de la película". El castellano es mucho más rico a la hora de crear nuevas palabras, pues además de usar la inefable parasíntesis, tampoco desdeña las perífrasis o las locuciones. Quedan, no obstante, muchas realidades por definir. Por ejemplo: Todo el mundo conoce que la falta de lluvias en un período más o menos largo es conocido como sequía, pero ¿cómo se conoce el fenómeno contrario? Tal vez al no haber en mucho tiempo un período parecido la lengua ha arrinconado el término, ¿qué habrá ocurrido con él? ¿Estarán en las catacumbas del lenguaje?. Otro ejemplo es la sensación que me ha producido ver a Zapatero en la cumbre de la OTAN. A mí me ha producido una inmensa conmiseración, pues realmente me sentía incomodo al verlo. Por otra parte me embargaba la empatía al no poder dejar de imaginarme a mí en esa situación tan embarazosa, en la que todos parecen no advertir tu presencia y tú crees ser el centro de todas las miradas. Por último sentía bastante desdén ante esas imágenes, contemplando la aparente tranquilidad con la que jugueteaba con el móvil desde su butaca. ¿Existirá en la lengua algún término que defina la "conmiseración y empatía que produce la contemplación del fracaso ajeno a pesar de la aparente tranquilidad que éste muestra"? ¿ o tal vez esta realidad es tan desagradable que la lengua ha optado por no adoptar ningún vocablo para mostrarla?.
Qué lío, qué lío.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, que hay situaciones en la vida de las personas que nose pueden definir con un solo vocablo.Por ejemplo, como podiamos llamar a la foto que vimos en su día de Aznar con los pies encima de la mesa con Bush. O como podriamos denominar a la celebre foto de las Azores, declaranco una guerra ilegal a Irak, mes gustaqria que estas situaciones las hubieras comentado en su día o con posterioridad, y dejes tranquizo a Zapatero, si se encontraba solo o no, pues al fin y al cabo el personaje que le estaba todo el mundo haciendo la "pelota", es lo más indeseable, ruin y porque no dedirlo, asesino, pues gracias a él y sus adlateres, aún siguen muriendo mucha gente inocente todos los dias.Al final siempre terminas sacando punta al partido que ha ganado las elecciones.

www.elcarrermajor.com dijo...

La foto de las Azores ya ha sido suficientemente comentada y votada, te recuerdo que costó unas elecciones. A cinco años vista se podría definir como un grave error. En cambio fíjate tú que concepto tan curioso como "guerra ilegal", presuponiendo que se pueda aplicar la legalidad a una realidad como la guerra.
Otro concepto a tener en cuenta es el de la "lectura viciada", que habrá que aplicar a aquellos que piensan que en este artículo "saco punta" a Zapatero, justamente cuando lo que he hecho es totalmente lo contrario.

Anónimo dijo...

En primer lugar tedoy las gracias Arturo, por contestar a mi comentario.
Quisiera hace una pequeña y modesta réplica, a dicho comentarioEn efecto la foto de las Azores, ha sido suficientemente comentada,pero no por los simpatizantes, militantes, diputados y organos de gobierno del PP. y sobre todo por el protagonista principal, sr.Aznar, que en la actualidad aún no ha pedido perdón por todo el daño que ha hecho, y aún se cree que hizo lo correcto, pero alla él con su mala conciencia.
Las elecciones del año 2004, no de perdieron por la guerra de Irak, sino por las mentiras que contaron a los espaqñoles, sobre la autoria del atentado de las cercanias de Madrid. Perdieron las elecciones por embusteros.
Partiendo de la base, que todas las guerras son absurdas, crueles y devastadoras.Las guerras se producen cuando falla el sentido común en las gentes, es como la cirugia, que hay que practicarla, cuando falla la medicina.
Para mi estando en contra de la guerra, pueden haber guerras "legales", cuando un pais sin razón invade a otro, y este último para defenderse se enfrenta con las armas al invasor.Otro ejemplo, es cuanto, se produce un levantamiento militar, contra un gobierno legalmente establecido, por desgracia en España, tenemos no ha ce muchos años una triste y cruel muestra de lo mismo.
Y con relacion a la "lectura viciada", yo en particular no la practico, y no me quieras decir que en lo que expresas quieres ensalzar a presidente, sino más bien de compadeces del él. Cuando este sr. ha sido el único que ha tenido un par de coj.... para enfrentarse al descerebrado Bush, y retirar inmediatamente que tomo el poder, a las tropas españolas, que el "bigotes" habia mandado.
Y si quieres escenas de soledad y decepción, puedes comentar las escenas de Rajoy y su mujer en la noche alectoral.
Recibe un abrazo cordial, y solo son formas distintas de ver las cosas.

www.elcarrermajor.com dijo...

Fíjate que hoy un diputado del PP, Luis Herrero hace un análisis de la derrota de 2008 y la compara con la de 2004 en la que sugiere que sin el 11-M y sin Irak tal vez el PP también hubiera perdido las elecciones. lo puedes leer en El Mundo, auqnue creo que no en la versión digital.
Si me compadezco de Zapatero lo hago a nnivel personal, pues me pareció una situación embarazosa, no hay ningún reproche en ese post. Sin embargo me parece que la poítica internacional de ZP ha sido un auténtico desastre. Y no hace falta compararla con nadie, porque las comparaciones son odiosas.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Es muy facil decir que la potitica internacional, ha sido un desastre, sin dar argumentos.Megustaria conocer los desastres internacionales, que ha hecho Zapatero, y despues si quieres lo haremos con lo que hizo Aznar.
Un saludo

zacarías dijo...

Hombre, me extraña mucho que te produzca conmiseración Zapatero. A mí me la produce Rajoy, que ha perdido sus segundas elecciones. Piedad, diría yo, con el ajetreo que vive estos días el PP

zacarías dijo...

Me extraña que te produzca conmiseración Zapatero. A mí me la produce Rajoy, que ha perdido sus segundas elecciones. Y piedad, con el ajetreo que vive el PP

zacarías dijo...

Me extraña que te produzaca ese sentimiento Zapatero. A mí me da pena Rajoy, que ha perdido 2 elecciones. Más aún con las guerras intestinas en el PP

zacarías dijo...

Lo siento por la repetición del mensaje, es que creía que lo había publicado mal