22 de abril de 2008

Catarsis

Al Valencia le pasa como a los malos estudiantes, que siempre se están reinventando. Vienen las malas notas (los malos resultados) y a continuación de la soporífera bronca de papá llegan las promesas: " ¡a partir de ahora voy a estudiar!", "te prometo que no volverá a pasar" y tal. Lo que ocurre es que el siguiente trimestre adolecía de los mismos errores corregidos y aumentados.
Ahora, en la enésima reestructuración del club le vemos las orejas al lobo y podemos repetir curso, cuando siempre hemos sido de notable (la frase más utilizada por las madres para excusar a sus hijos).
A ver si Voro nos saca del pozo. Con Albelda, claro.

No hay comentarios: