14 de febrero de 2008

¡Mierda!

El día en que un ayuntamiento consiga erradicar de sus calles las heces de los perros, tengan por seguro que será reelegido de forma indefinida por nuestros vecinos.
¿Se han parado a pensar el avance en higiene que ha supuesto el sistema de alcantarillado público? Imaginen por un momento que dejase de funcionar durante quince días. El hedor sería insoportable: 80.000 personas deponen en Torrent al día (bueno, las que toman Activia, claro). 80.000 aguas mayores y menores que fluyen por las arterias de nuestro alcantarillado a diario pasarían a ser un auténtico problema de salubridad si no hubiese alcantarillas. Pues este avance queda en agua de borrajas cuando los animales domésticos campan a sus anchas por las calles.
Ignoro cuál es la población de perros y gatos en nuestra población. Supongo que no llegará a 80.000, pero nadie lo diría, habida cuenta de la cantidad de excrementos que debe uno ir sorteando por la calle. No voy a contarles cuál ha sido mi tormento (sí, claro, a estas alturas ya se imaginarán lo que me ha ocurrido hoy) al intentar reparar semejante estropicio, porque este artículo ya se está conviertiendo en escatológico, pero tengan claro que he repasado el árbol genealógico del amo del perro desde Adán hasta nuestros días.
Porque, ténganlo claro: la culpa es del amo. Hay infinidad de "papeleras" para tales menesteres. Y si me apuran, aunque no es la mejor opción, imbornales. Pero, no, hay que dejarla caer en medio de la acera, y al que venga detrás, que le zurzan.
Así que si usted estaba pensando en fundar un partido político en Torrent y lleva en su programa ejecutar al amanecer a los dueños de los perros que defequen en la Avenida, llámeme: Ya cuenta con mi voto.

3 comentarios:

El Angel de Gómez Ferrer dijo...

Totalmente de acuerdo, has descrito mi pensamiento, ya que muchas veces me he dicho que el
partido que terminase con las heches de los perros, tendría mi voto sweguro, cualquiera que fuese su color. Guerra a los dueños de los perros, que no respetan las aceras.

Anónimo dijo...

Yo soy dueña de dos perros y voy religiosamente con mis bolsas de los Sanecanes recogíendo los excrementos de mis perros y procuro siempre acercame a cualquier parque para no molestar a nadie. No hay día que alguién me increpe por la calle. Pagamos justos por pecadores.

Anónimo dijo...

Esto solo se acabará hasta que policías de paisano peguen unos buenos sustos y se publique en el periódico, entonces la gente se lo pensará dos veces. Yo estoy harto de ver a gente que ve como caga su perro y lo deja ahi, como si nada. De vergüenza.