17 de diciembre de 2007

Brindemos con cava

Cuentan los aguerridos luchadores antifranquistas que el día en que se anunció la muerte de Franco, en sus casas se descorcharon botellas de cava. Ignoro si en esas fechas la comarca del Penedès batería récords de ventas de sus espumosos, pero el número de personas que afirman haber consumido esta bebida es tal que podemos suponer que la producción habría que multiplicarla por cinco o por seis para dar satisfacción a aquellas celebraciones. ¡qué pena que por aquel entonces nuestras comarcas de la denominación de origen Utiel-Requena aún no hubieran descubierto que pueden producir cavas aún mejores que los de sus vecinos catalanes!. De haber sido así, nuestros Dominio de la Vega o Pago de Tharsys aún tendrían mayor renombre.
Viene este tema del cava a colación porque estoy convencido que , en la noche del 27 de mayo, donde más botellas se descorcharon no fue en la carpa del PP en la plaza Moralets, sino en otras emblemáticas y libérrimas plazas de nuestra población. Y es que a algunos que se denominan de izquierdas, no les venía bien el traje de ostentar el gobierno local y les ha venido como agua de mayo-o cava de mayo- este inesperado vuelco electoral. Porque han perdido la mordaza que les atenazaba en los últimos veintiocho años y les impedía ocupar el lugar que originalmente les corresponde: la denuncia, la lucha por los desfavorecidos, las causas perdidas, la batalla contra los grandes males de nuestra sociedad (ya saben: la derecha, la Iglesia, la COPE...), de modo que las cosas que a nuestros vecinos antes preocupaban y ante las que no encontraban respuesta como el tráfico, el comercio, la página web del ayuntamiento y tantos y tantos problemas que les llevaron a desalojar al PSOE del gobierno local, se han convertido en su verdadero caballo de batalla, aún a pesar de que eso suponga desmerecer la gestión que los suyos realizaron en ese período. También la progresía local celebró la victoria de María José Català en las urnas, de forma y manera que ahora gozan de la libertad intelectual para defender sus tesis progresistas, aún cuando eso suponga contravenir su propia actuación: Ya saben, esos que hablan castellano en la intimidad, veranean en macrourbanizaciones en la playa, viajan a destinos exóticos en los que se explota a la población local, llevan a sus hijos a colegios privados y los bautizan y los llevan a la catequesis y conducen coches de alta gama, pero que luego nos exigen que escribamos y hablemos en valenciano, rechacemos los PAIs y los campos de golf, viajemos siempre en transporte público o en bicicleta y que quememos las iglesias con los curas dentro.
Bienvenidos sean, pues, a este lado del pueblo, al que sufre a diario los problemillas de los que ellos mismos estuvieron desconectados durante tanto tiempo. Incluso es posible que le cojan el gustillo a esto de la oposición y hagan campaña a favor de Rajoy. Ya hay dos lemas estudiados: "Sigan mi consejo y cómanme conejo" ( a este lema los asesores de imagen les recomendaron eliminar un artículo que provocaba divertidos equívocos) y "No dejes tu euro en la esquina, dámelo de propina" ( con una moneda de euro de fondo). Hay incluso quien se apunta a darle una vuelta de tuerca a este espinoso y complejo asunto de disfrutar con el papel de oposición, pues es más sencillo criticar por sistema que reconocer que uno mismo no ha sido capaz de hacerlo bien, y se están planteando ser la oposición de la oposición, para poder criticarlo todo, sin remilgos. Pero éste es un asunto que los científicos aún no han estudiado bien y puede resultar perjudicial para la salud.

P.D. Por cierto, que ésta es la entrada número cien del blog y contabilizamos más de 14.000 visitas. Muchas gracias a todos los que me leen.

No hay comentarios: