7 de noviembre de 2007

Enredados

¿Nunca ha recibido un correo de esos cadena que van circulando por todo el mundo? y si se pone a pensar, ¿no recibió usted una carta con una peseta pegada que advertía que si la cogía le sobrevendrían toda clase de desgracias? Yo, lo primero que hacía era despegarla, a ver qué pasaba. Y lo cierto es que maldecía que la costumbre no fuera poner un billete de 10.000 ptas (60 de los nuevos euros).
Y la pregunta que me asalta es: ¿cómo demonios han conseguido mi dirección? ¿Quién me tiene controlado para que yo le desee que Bill Gates le regale cientos y cientos de euros?
Esta mañana he recibido un correo de una persona que sólo conozco de vista y jamás hemos compartido correos o móviles. Y esta persona me ha incluido en su lista de correos buscando que AOL e Intel se fusionen y regalen millones de euros a sus usuarios. Lo fuerte no es que mi dirección de correo ( que es bastante pública y no me importa) vaya por ahí pululando en la red sino que alguien se crea que le van a regalar cien euros por cada contacto de hotmail o yahoo que tenga en su cuenta de correo electrónico.
Y es que, en el momento en accedes a la red, entras en un mundo en el que tod está conectado. A través de tus amigos o contactos podrías llegar al despacho oval o al cuchitril de un pedófilo en Tailandia, al correo de Isabel II o de la prima segunda de Isabel que vive en un pueblo de cien habitantes en la montaña de León y que tiene wi-fi.
Estamos enredados. ¡Sálvanos, Spider-man!

No hay comentarios: