26 de octubre de 2007

Cambio de hora

Creo que es éste el fin de semana en que se cambia la hora para dar paso al horario de invierno. Si no me equivoco se atrasa una hora, de forma que cuando sean las tres de la madrugada del domingo, deberemos poner el reloj a las dos. Pero no se preocupe, no hace falta madrugar para hacerlo, puede dejarlo para la mañana del domingo. Incluso muchos aparatos, como el ordenador, lo hacen solos. Seguro que en prensa aparecen datos de ahorro energético, discursos de cómo afecta esto psicológicamente y todos los rollos con que nos atacan dos veces al año los telediarios y periódicos. Y además este cambio siempre trae jugosas anécdotas, como el típico compañero de trabajo que pasa despistado todo el domingo viviendo en Canarias y que llega al trabajo el lunes una hora tarde.

A mí me trae a la memoria una anécdota bastante divertida que me ocurrió hace algunos años: Al día siguiente de realizar el cambio de horario iba en coche junto a un amigo cuando empezaba a anochecer. Como ese mismo trayecto lo llevábamos realizando varias semanas a la misma hora, nunca hasta ese día lo habíamos hecho sin luz solar. Al llegar a un semáforo comenté la novedad de la puesta de sol más temprana, a lo que mi amigo, totalmente serio, mientras miraba unos pájaros que se posaban en los árboles me dijo: -¡Los pájaros estarán pensando: “hoy se hace de noche una hora más pronto”!-. Inútiles fueron mis esfuerzos para hacerle ver que nada había cambiado para los pájaros, sólo había cambiado nuestra referencia temporal, pero para ellos seguía anocheciendo igual que todos los días y a lo sumo podrían notar que el día acorta y la noche alarga, pero nunca notarían el cambio de hora, porque sencillamente, no llevaban reloj. Pero mi amigo me miró perplejo y no parecía entender nada, así que decidí dejar de reírme de él para conservar su amistad.

Nunca he dejado de pensar en aquella historia, que tiene una gran moraleja. Si una persona está instalada en una posición, será muy difícil hacerle ver que se ha equivocado, que sus planteamientos son erróneos o simplemente que no tiene razón. Viene esto a colación por los aburridísimos debates que aún circulan por nuestras calles acerca del resultado de las elecciones del mes de mayo y con el que no les pienso cansar más. Hay algunos que quieren creer que antes del 27-M el pueblo se venía abajo, que el anterior equipo de gobierno dejaba pequeño al de Marbella o que cualquier día nos volvían a invadir los franceses. Otros en cambio piensan que desde entonces todo se ha hecho mal, que en Torrent atábamos los perros con longanizas y que ahora estamos a un paso de la autodestrucción y de la guerra civil o que lo más importante, lo verdaderamente fundamental para el correcto desarrollo de la ciudad es el tono del pantone que usa el escudo del Ayuntamiento. Los discursos hace tiempo que estaban escritos y prefijados y de ningún modo podrán atender a razones.

Y, ¿saben qué? Que los pájaros siguen tan tranquilos posados en los árboles, ajenos a esta estéril e inútil polémica, del mismo modo que la inmensa mayoría de nuestro pueblo ha asumido con una gran tranquilidad el cambio en el ayuntamiento y que estará atenta durante estos cuatro años para ver cómo administra el PP el poder para volver a dárselo o volver a quitárselo.

Y no se olvide, si no lo ha hecho ya, de cambiar la hora del reloj. No vaya a ser usted el que llegue tarde el lunes. (O pronto, como aclara elmondigital).

6 comentarios:

elmondigital dijo...

Hola de nuevo Arturo.

Esta vez es solo para intentar que no seas tú el que llegues demasiado pronto a trabajar.

Dos veces has incurrido en el error, je, je-; y es que es el típico error de estas fechas. No terminamos de ver claro si atrasar el reloj significa tener que levantarse antes o después.

Pues bien, esta vez ganamos una hora.

A las 3 serán las 2, como bien dices. Lo que significa que si tienes que ir a dar clase a las 8:00 del lunes, son las 9:00 de hoy.

Es decir, nos levantamos con más sol mientras que lo perdemos por la tarde.

Ale, y no te olvides de cambiar la hora, no vayas a ser tú el que llegue pronto.

Jl Arnal dijo...

Interesante metáfora, Arturo. Saludos

Anónimo dijo...

hola arturin! soy tu prima amparo, estoy trabajando y entrado a ver que decias. Te mando saludos y besos a amparo

Arturo García dijo...

Qué bueno!. Intentando no liar a la gente me he liado yo: Es cieto, de no haber sido por ellos habría llegado al colegio a las 7'00 el lunes!

Arturo García dijo...

Hola, Amparo. Ya nos vemos

Anónimo dijo...

Muy bueno tete.