17 de septiembre de 2007

Mercadona


Esto de tener un blog y hacerlo público tiene sus pros y sus contras. Ya hemos hablado de ello. Por un lado, tener una ventana abierta te proporciona un montón de amistades nuevas. De qué si no podría yo haber conocido a Sento Beguer, el delincuente fallero o publicar mis artículos en La Opinión. Además te paga bastante que gente a la que conoces - a veces incluso sin conocerla- te pare por la calle y te felicite o te comente tus ocurrencias. Por otra parte te pone en el disparadero local al verter tus opiniones, pues siempre habrá alguien con quien no coincidas o discrepe. Como parto de la base de que no soy político ni participo demasiado de la cosa pública, sino que simplemente me interesa la política local y nuestro pueblo, procuro ser, en la medida de lo posible, lo más prudente que puedo. Esto es, intento no meterme en camisa de once varas ni opinar sobre aquello de lo que desconozco o simplemente no me he formado una opinión. En este sentido, decidí moderar los comentarios del blog, dado que, al ausentarme algunas semanas, no quería que nadie pudiera dejar sus comentarios hirientes o desafortunados aquí. No ha ido mal la cosa, porque sólo he censurado tres o cuatro. Dos de ellos porque eran incomprensibles (saludos a gente desconocida y un críptico mensaje dedicado a una tal Marta) y uno que sí que me pareció inapropiado y decidí no colgarlo.
No les ocurre lo mismo, sin embargo, a otros bloggeros de la red local, que, al estar en el punto de mira político, reciben bastantes palos. Ellos, concejales del PSOE de Torrent, practican el juego limpio y del mismo modo que publican sus opiniones (algunas de las cuales ya os adelanto que no comparto en absoluto) sobre la política local, permiten que usuarios anónimos les rectifiquen o discrepen, en ocasiones, con bastante falta de tacto. ¡Qué poquito costaría que los usuarios pusieran su auténtico nombre! Así su anonimato les da la posibilidad de decir cosas que, de otro modo, estoy seguro que no dirían.
Viene esto a colación porque he leído en el blog de Encarna Redón que algún forofo de Consum o Caprabo le recomienda que vuelva a Mercadona, que es la empresa donde trabajaba, como intentando desprestigiarla. ¡Hombre! trabajar en mercadona no debe ser nada injurioso, puesto que es una de las empresas, sino la que más, que mejor trata a sus trabajadores. Su política de contrataciones es pionera en España: contratos indefinidos, participación en las decisiones de la empresa, permisos de maternidad de seis meses... ¿Habéis oído de alguien que se queje de trabajar allí? Yo, a nadie, os lo garantizo. Pero es que además su política de markéting es realmente increíble: cero euros en publicidad. Y cada vez abre más tiendas, factura más y contrata a más gente. Este verano estuve en Salamanca y al ver un Mercadona tuve que entrar. Me pareció ver incluso gente de Torrent allí. Era como estar en casa. Así que, amigos anónimos que se dedican a velar por el interés de los puestos de trabajo de los políticos: la próxima vez, afinad mejor el tiro, que os ha salido por la culata.

P.D. Después de esta perorata, tengo que decir que en absoluto estoy de acuerdo con la visión de Encarna o Pacheco sobre lo acontecido en el pleno. No he sido muy asiduo a los plenos hasta ahora, pero yo sí he visto al público comportarse mal y abuchear a concejales. Del mismo modo he visto otros comportamientos contrarios, es decir de la presidencia al público, desalojando a una persona del mismo por hacer un gesto de desaprobación. Lo siento, amigos, la mala educación no es patrimonio de nadie.

5 comentarios:

nimue dijo...

cuando me vine a vivir a Barcelona, hace ya cinco años, me sentía bastante mal, sola y esas cosas... y aunque parezca un poco triste a veces me metía en un mercadona que tenía cerca de casa porque era lo más parecido que tenía de sentirme en mi casita valenciana. Los olores, los productos, la distribución...

En fin, que hay en día, cuando ya somos un buen grupo de valencianos felices que nos hemos encontrado por aquí, cuando alguno de nosotros tiene que buscar piso o se muda, siempre hay alguien que le pregunta sí tiene un mercadona cerca. Te aseguro que es un valor añadido a la vivienda. El Caprabo no es lo mismo, no...
El pueblo donde vivo tiene unos 50.000 habitantes y cuatro mercadonas.

Carles dijo...

Consum tiene más marcas. Tanta etiqueta de Hacendado empieza a cansar un poco.

Gerardo dijo...

Mi abuela compra en el Puig, en el Puig Superdescuento, el de los chiquiprecios

Encarna Redon dijo...

Por lo menos me he reido un rato con los comentarios.
Te agradezco la defensa, porque como muy bien has dicho la empresa donde trabajo es de las buenas, evidentemente siempre mejorable, pero te aseguro que muy buena.
Con respecto al comentario del pleno me gustaria decirte que lo que escribo en mi blog siempre son mis percepciones, no quiere decir que tenga toda la razón, pero cuando mis ojos u oidos perciben algo , no suelen equivocarse, y lo del pleno me dolió personalmente, pués las destituciones nunca me han gustado y menos el aplauso premeditado . Por lo menos eso parece al ver la masiva asistencia a los plenos ahora que esta el pp gobernando. Antes, no venia nadie a apoyar los plenos cuando Soria defendia la postura del pp. Por ello me resulta más desagradable, pero a cada cual con su estilo.
De todas formas me gusta que defiendas a mi empresa. He de añadir que además en ella aprendí la "Calidad Total " que he intentado aplicar en nuestro ayuntamiento, y aunque con errores creo que no me ha ido mal. Así que amigo , esa es mi empresa.

Un saludo y hasta la proxima vez.

Arturo García dijo...

Bueno, Encarna, sabes que siempre es un placer que te pases por aquí.
En cuanto a lo de los últimos plenos, he asistido a los últimos ocho o nueve plenos ( los últimos de Bresó y los primeros de Català) y a excepción de este último y del famoso de los asesores, éramos dos o tres pardillos los que poblábamos las butacas.
Sigo creyendo que los aplausos, fuera de lugar de todos modos, no obedecen a ninguna consigna. Y lo creo sinceramente.