6 de septiembre de 2007

Me duele el Valencia

Tres entrenadores, cuatro directores deportivos, tres equipos médicos, más de veinte fichajes y más de ciento y pico millones de euros gastados en jugadores. Me duele el VCF. Me duele su gestión deportiva. De la económica, no podemos hablar porque sencillamente desconocemos si las operaciones de Mestalla y Porxinos serán rentables para el club o para algún avispado.
Ése es el resultado de la gestión de Juan Soler. En mi humilde opinión, el presidente más incapaz que ha tenido el VCF en los últimos años.

Todo son buenas palabras, pero le crecen los enanos. Ficha a Amedeo Carboni de director deportivo, cuando su relación con Quique era nula. Visto el trabajo de uno y de otro, el cese tenía que haber sido el del entrenador. Pero, no, optó por Flores y se la jugó esperando a última hora para traer a Miguel Ángel Ruiz, director deportivo artífice del éxito del Atlético en su doblete, pero alejado del mundo del fútbol desde hace unos años. Sus fichajes han sido sólo dos: Zigic y Fernandes, por los que ha pagado más de treinta millones de euros. Así también ficho yo.
El mejor extremo izquierdo de Europa se lesiona y no quiere que el médico, amigo personal de la familia Soler, lo trate. El mejor entrenador de porteros se enfrenta a Soler y su equipo y es cesado.

Y Quique, un buen entrenador, pero parece que el equipo le queda un poco grande todavía. Es un traje que aún no le viene. Tal vez, con el tiempo...

Y aún así, soñamos con ganar la liga. Soñar es gratis.

1 comentario:

Carles dijo...

Ahí radica la valencianía: yo, aunque perdamos 0-3 contra el Villarreal, no me muevo de mi asiento hasta que pitan el final. Con el equipo en lo bueno y en lo malo.