19 de julio de 2007

Se veía venir...

El desenfreno de uno/s por subirse al carro del caballo ganador, medrando todo lo posible y diciendo culaquier cosa por descabellada que parezca, el anonimato de otros que se aprovechan para soltar toda su bilis en estos tablones de anuncios que son los blogs y la mala educación de los que van a los plenos a ciscarse en la madre de alguien o icrepar a un concejal, han derivado en una serie de denuncias interpuestas por el presidente de la JLF y el director de eltorrenti.com.
Sin entrar a valorarlas (he intentado averiguar algo, pero me ha sido imposible) dire la típica frase de "ya os lo dije". No se puede utilizar estas ventanas para soltar uno su bilis y quedarse tan a gusto. Personalmente, y respetando el derecho al honor que crean haber visto vulnerados los afectados, dudo mucho de que puedan prosperar las demandas, habida cuenta de la dificultad de comprobar quién hay detrás de los presuntos insultos y calumnias y si constituyen o no un delito. Yo, por mi parte, me uno a la decisión de blogs lliures de no permitir que nadie use mi blog personal para dejar aquí sus caquitas. Ya he quitado algunas y quitaré las que hagan falta. Sean del signo que sean.

Hoy quería hablar del pleno del lunes, pero Millor Torrent lo hace mejor que yo, así que os dejo el enlace.

6 comentarios:

Carles dijo...

Yo sí que lo dije hace tiempo!!!!

Gerardo dijo...

No, yo lo dije antes!!!

La razón impura dijo...

Lo que no resulta difícil saber, Arturo, es quién puede estar detrás del blog "El Ojo Clínico", por ejemplo. Porque de las muchas barbaridades que se han dicho en estos dos últimos meses en las bitácoras torrentinas, algunas de las más gordas se han lanzado desde esa plataforma mediática. No es lo mismo que localizar a un comentarista, que si alguno de los muchos que han sacado por su boca sapos y culebras ha sido medianamente inteligente y un poco previsor, con meterse en un cibercafé el asunto del anonimato estaba más que solventado.

Pero los ha habido que desde casita, con IP fijas (o dinámicas, tanto da) se han explayado sobremanera, por lo que, a pesar de resultar aparentemente complicado, no lo es tanto. Eso sí, siempre y cuando el juez considere que existen indicios para calificar las salidas de tono como algo muy por encima del mero exabrupto.

Lanzar palabras al viento, pensando que cuando éste sople fuerte, serán arrastradas para siempre es algo que ya quedó desfasado: internet ofrece medios para que lo que ayer estuvo y hoy no está se pueda recuperar. El suprimir, a veces, no es suficiente.

Arturo García dijo...

Yo desde esta ventana lo poco que puedo hacer es evitar que venga gente a insultar o a burlarse de alguien. Ha habido muchos blogs que han desaparecido al poco de crearse, a saber qué objetivos los movían. Había uno que se burlaba de novios y ya no se supo más de él.

La razón impura dijo...

Mira, ése se me había olvidado, :-)

Tienes razón al decir que poco más se puede hacer que no consentir que vengan otros a tu casa a hacer lo que a ti jamás se te pasaría por la cabeza. Parece mentira cómo de viscerales pueden llegar a ser algunas personas cuando se trata de hablar de política. Tal pareciera que les fuera la vida en ello.

Anónimo dijo...

he leido la carta q publica el presidente de jlf en el torrenti, y si se piensa q eso son motivos para denunciar parece que no conoce la legislacion.
leia asiduamente el blog al q se refiere y lo que ahi ponian siempre se han referido a temas profesionales y del cargo. vamos que se le ha ido la pinza.