31 de julio de 2007

¿Rigor o coherencia?

Cuando uno se mete a criticar sin mirar pelo, corre el riesgo de caer en la contradicción o la incoherencia. Por ejemplo, imaginemos que yo me presento a un trabajo al que concurren varias personas. Debido a una serie de criterios de selección no resulto elegido y otra persona sí. Si al salir de la empresa empiezo a criticar el sueldo al que yo aspiraba, ¿no resulta mi crítica una pataleta infantil de un niño al que no le dejan jugar?

Otro ejemplo, supongamos ahora que yo dirijo una empresa que tiene por principal cliente a una institución pública. Esta institución supone más de la mitad de mi facturación, a pesar de que aprovecho cualquier posibilidad para arremeter contra los responsables de la misma. Pues bien, esta institución pública tiene representación en otras zonas del país, que para el mismo fin y en las mismas circunstancias que la mía, ha contratado a otras empresas. Y yo, en el colmo del cinismo, critico las condiciones de contratación de aquélla sin observar que son las mismas que yo tengo.

Tercero y último. Un niño tiene un juguete. El juguete no es suyo, digamos que pertenece a la ludoteca municipal. Este niño, al que llamaremos, por ejemplo, no sé... J, no tiene el carnet de la ludoteca. Al poco de jugar, aparecen otros niños, más pequeños que J, a los que llamaremos T y M, que tampoco tienen carnet y que cogen otros juguetes de la ludoteca, aquellos con los que el nene J no está jugando. Entonces J se pone a llorar y llama a su mamá y le dice al monitor de la ludoteca que no deje jugar a M y T porque no tienen carnet. El monitor le explica que en ese caso, J debería dejar de jugar también y la mamá le llama cacique y dictador.

(Por cierto, ya me he dado cuenta en mis últimos posts que la ironía en internet no se capta tan fácilmente como en la conversación. Lean por tanto este artículo proveyéndose de una gran dosis de sarcasmo, ironía y sorna.)

3 comentarios:

CdT dijo...

tienes toda la razón nos parece muy acertado tu comentario


felicidades por el blog

Anónimo dijo...

Estimado Arturo, has dado en el clavo, muy bueno el comentario.

Penumbra

Anónimo dijo...

Al de la pataleta infantil mas le valdria usar la energia en retirar las pancartas y carteles de la campaña electoral que aun se pueden ver a día de hoy por Torrent y su término, y eso que algunas ya han caido al suelo imagino que por el tiempo que ha pasado y no por ataques contra ellos de otros partidos politicos.