5 de julio de 2007

Carta al amigo de la razón impura

Querido amigo:
Antes que nada, te quiero agradecer que te hayas tomado la molestia de leer mi blog y exponer tus comentarios de una forma tan exahustiva.
Me gustaría puntualizar algunas cosas de las que dices, porque estoy seguro que podemos llegar a un entendimiento:
En primer lugar, te incluyo el vínculo al artículo al que hacía referencía ayer, para que los que no sepan de qué iba, lo puedan leer.

En segundo lugar me gustaría decir que yo no tengo nada en contra de los millonarios, ni del editor de el país, sólo hice un sarcasmo con la idea que alguien critique al hijo de un alcalde de Torrent por haberlo sido en tiempos de Franco- como si el hijo tuviera alguna culpa- y luego se lance en brazos del diario de Polanco, cubriendo su página con todos los titulares. Si hay que desterrar a los hijos de los supuestos franquistas, como él decía, ¿qué hacemos con los verdaderos?. Como veo que no se entendió la ironía, lo aclaro. Además, permíteme que te diga que leo a diario El país y El mundo y que no me creo lo de la manipulación informativa. Cada periódico tiene su línea editorial, sobradamente conocida por todos para dejarse engañar. Sólo manipulan al estúpido. Y sólo el estúpido- y coincidirás conmigo en que los hay- intenta manipular a base de estereotipos y frases hechas. (Permíteme una pequeña maldad: Tengo un amigo socialista que cada vez que sale a colación alguna persona de nivel económico "importante" y de derechas saca a relucir sus negocios y chanchullos en el franquismo. "Así cualquiera se hace rico" suele decir. Otro día podríamos hablar de los que supieron nadar y guardar la ropa y de los que -como la mayoría de nuestros padres y abuelos- fueron honrados y hoy se levantan todos los días con la cabeza bien alta)

En tercer lugar, considerar a Perelló como un payaso puede estar fuera de lo políticamente correcto, pero para mí, un hombre cuyo máximo afán es salir por televisión en el programa de un bufón (y no digo más por no pasarme) como el Sardà, es un payaso. Payaso porque intentando hacer reír, a veces te dan ganas de llorar.

Y en cuarto lugar, en lo que te refieres a Juan Cotino, labrador de Xirivella (hay que conocerlo de verdad para saberlo), permíteme un par de puntualizaciones. La carrera política de Juan Cotino es criticable, por supuesto. Si tú consideras que mientras ejerció su cargo de concejal de seguridad cometió el error de no destruir las fichas policiales de Franco, estás en tu derecho de criticarlo. Habrá que escuchar también su criterio para ver por qué no lo hizo. Si en el cargo de conseller de Agricultura, desatendió sus labores o no defendió los cítricos en Europa, estás en tu derecho de criticarlo. Si en el próximo cargo de Conseller de Bienestar Social, deja de lado alguna realidad social o no se preocupa por los más necesitados, estás en tu derecho de criticarlo. La crítica al político no sólo es buena, sino que es necesaria. Pero si la crítica al político se basa en que va a Misa los domingos, que cree en Dios o que pertenece a un sector determinado de la Iglesia, me parece que es inadecuada, porque estamos conculcando el derecho a la libertad religiosa.

¡Por supuesto que su condición religiosa no se queda en su casa! Los católicos no lo somos el domingo por la mañana en la iglesia y nos olvidamos al salir de ella. (Precisamente es ése uno de nuestros pecados) El católico lo ha de ser en todas sus actuaciones. Si éstas son objeto de crítica o debate, perfecto, estamos en democracia. Pero aludir a su condición de miembro del Opus como si se tratara de una organización maligna y destructiva... me parece una tontería tan grande como aquello de la conspiración judeo-masónica. ¿Qué se diría si se criticara la condición de budista de un político? Imaginadlo. Un político acusa a otro político de ser budista. O de ser hindú. La que se hubiera liado.

Para acabar, este debate no habría tenido lugar si el artículo hablara de las actuaciones que pueda haber tenido Cotino en su experiencia como concejal, conseller o director general, o de su capacidad para dirigir esta consellería, y no se hubiera basado en que como va a Misa, es peligroso. Porque con esa comparación nos está ofendiendo a muchas personas.

Espero que te haya solucionado las dudas que te planteó mi primer artículo. Si quieres que podamos seguir hablando del tema, te invito a que me escribas un correo y podamos conocernos personalmente.

Recibe un cordial abrazo tú y todos los anónimos.

Arturo García.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

De Cotino, que podemos estar de acuerdo en que no pasara a la historia por ser una de las figuras politicas mas importantes del pais, puedo contaros una anecdota que me conto alguien muy cercano a él para entender su grandeza, no como politico, pero si como persona.
Cuando era Director General de la Policia, los domingos por la tarde los dedicaba a irse a las zonas de chabolas de Madrid donde se juntaban buen numero de drogadictos de los de los brazos hechos un coladero por los agujeros de las jeringas, bocas apenas con dientes, miradas perdidas y voz apenas inteligible. La razon de sus visitas; No era para dirigir ninguna redada contra el trafico de menudeo de droga, ni para detener a nadie, era simplemente para hablar con ellos, para que alguien, tan solo alguien, hablara con ellos, tan solo iba acompañado por su escolta, os aseguro que si lo hubieran dejado ir solo tambien lo hubiera hecho.

Ese es Juan Cotino.

La razón impura dijo...

Querido Arturo:

Gracias por el esfuerzo que haces al explicar tu pretendido sarcasmo, pero sigo sin ver qué relación existe entre una cosa y la otra. Sobre todo, porque lo de afirmar que Polanco y Cebrián son verdaderos franquistas es un enorme despropósito. En fin, quizás me falta perspicacia. No sé, a mí, cuando pienso en franquistas, me vienen a la cabeza nombres como el de Fraga Iribarne, que fíjate tú que cosas más curiosas, cuando se presentó por última vez a las elecciones gallegas, en la página web que el PP le había dedicado, en el apartado de su biografía, se saltaron, en un ejercicio que hubiese envidiado el mejor acróbata del Circo del Sol, todos los años que este señor estuvo relacionado directamente con Francisco Franco.

Claro, si lo que yo entiendo por franquista no es lo mismo que lo que tú interpretas, es muy posible que no nos entendamos.

Y tampoco nos entederemos en lo de nadar y guardar la ropa: tú le añades a la expresión una elevada carga peyorativa, cosa que yo no hago. A mí no me parece que para nadar y guardar la ropa sea necesario hacer chanchullos o aprovecharse ilícitamente de terceros. El que hace eso, casi siempre (es cierto que algunos salen de rositas) acaba pagándolo caro (Mario Conde, por ejemplo, fiel exponente de la cultura del pelotazo), por lo que si lo analizas bien, habrá sabido nadar, pero lo que es guardar la ropa, como que no... Yo hablo de supervivencia, y no de sobrevivir en situaciones extremas, sino en tener la capacidad social e intelectual suficiente como para saber esquivar los escollos y aunque el cansancio aceche, poder mantenerse a flote. Puede que no con la cabeza bien alta, porque la dignidad mal entendida no da de comer, la verdad, pero sí con el cuello y las espaldas rectas.

Por mí puedes decir una y mil veces más que Perelló es un payaso. E insistir en que su afán de notoriedad es vomitivo. Bien. Pero no termino de entender el porqué esas descalificaciones hacia su persona pueden invalidar una opinión, si ésta tiene visos de ser un razonamiento lógico.

No sé de que parte de mis palabras deduces que no conozco a Juan Cotino. Pero si prefieres pensar que no sé de quién estoy hablando, hazlo. A mí, sinceramente, lo de "labrador de Xirivella" me suena casi a broma coloquial, por decirlo de alguna forma.

Fíjate que yo no he dicho en ningún momento que no sea buena persona. De hecho, me lo parece. Es afable y atento. Pero el político no necesita sólo afababilidad y atención para saber gobernar.

Los políticos católicos sí que deberían dejarse la religión en casa cuando salen de ella camino del despacho público, porque si no lo hacen, están dejando que los preceptos que rigen su Iglesia estén por encima de los que los españoles nos otorgamos con la aprobación de la CE.

De ahí que sí que sea importante saber que algunos cargos públicos pertenecen al Opus Dei. Porque el Opus Dei somete a sus seguidores a una férrea obediciencia. Discrepar es imposible y la democracia, como principio que puede regir las relaciones grupales, se desprecia. Todo está jerarquizado y el que se sale de la norma, ha de ser castigado. Se utiliza la culpa como un elemento coaccionador y, de esta forma, el individuo queda reducido a un cuerpo que teme desarrollarse como persona porque cualquier cosa que se salga de la Norma es pecado.

Con semejante panorama, me dirás tú a mí cómo puede resultar un gobierno autonómico en el que los mandamases se sujetan, en primer lugar, a esos precepetos religiosos.

En el ámbito estatal ya lo hemos visto: las bodas entre homosexuales son antinaturales; la educación para la ciudadanía es una aberración...

Lo dejo aquí. No te he escrito un correo porque no me parece correcto privar a tus lectores de nuestras reflexiones. Seguro que más de uno se estará divirtiendo mucho, :-)

Hasta otro rato.

Arturo García dijo...

Por no hacerlo muy largo, seguro que nos entendemos en estos puntos:
-Reclamo el derecho de los hijos de alcaldesen tiempos de Franco, de los editores de libros en tiempos de Franco y de toda la gente que vivió bajo el régimen de Franco a vivir en democracia y participar de la sociedad. Ese derecho no lo reconoce al hijo de un alcalde el que sí lo reconoce al editor y ahora le publica todos sus artículos, mientras ningunea al primero. Creo que todos saben a quién me refiero.
-Reclamo el derecho a la crítica a los políticos, sean del signo que sean y confiesen o no la religión que sea, cuando sus actuaciones lo merezcan.
-Reclamo el derecho a ser católico, agnóstico, del Opus, kiko, budista, musulmán o lo que sea de cualquier político. Derecho que recoge la constitución.

belerofonte dijo...

Arturo, creo que as encontrado en la crítica de la razón impura, la horma de tu zapato. aprovechando un simil por el debate del Estado de la Nación te ha pasado como a Rajoy,te ha rebatido con argumentos y razonamientos cada una de tus críticas por tanto pienso que TE HA GANADO EL DEBATE, seguro que para alguien como tú es difícil admitir la realidad pero es así no siempre se gana hay que saber encajar las derrotas de la misma manera que también ser humildes en administrar la victoria...Hay que admitir que tanto uno como el otro teneis grandes concimientos y mucho que enseñar, no nos priveis de ese privilegio.

Saludos de un lector asíduo.

La razón impura dijo...

¿Cómo no estar de acuerdo, Arturo? Sólo un pequeño matiz: el político tiene todo el derecho del mundo a ser católico, apostólico y romano; a ser budista; musulmán; cienciólogo y si mucho me apuras, hasta Hare Krishna. Pero ese derecho creo que sólo debería ejercitarse en ámbitos estrictamente personales y privados, fuera de la vida política.

Beloferonte, nunca me ha gustado competir, :-)

Buenas noches a todos

Arturo García dijo...

Entonces, querido amigo, estamos de acuerdo en que no estamos de acuerdo, como diría el bueno de Flanders.

Anónimo dijo...

Si mi suegra es mi madre politica.........que horror¡¡¡ yo soy político?