21 de junio de 2007

Relatividad

Cuando usted cierra la puerta de casa, ¿qué ha quedado cerrado realmente? ¿Su domicilio o el pueblo? ¿Se imagina la sensación de claustrofobia que pueden sentir sus vecinos al saberse encerrados en el resto del pueblo? Es más, ¿puede usted dormir tranquilo sabiendo que ha impedido toda posibilidad de escapatoria a sus conciudadanos? ¿Quién le ha dado a usted las llaves de la ciudad para que la cierre a su antojo?

Cuando un obrero de derechas se mira al espejo, ¿qué es lo que se refleja? ¿Un empresario de izquierdas? ¿Por qué la derecha sale a la izquierda del espejo? ¿Por qué no lo de arriba sale abajo? Y además, ¿quién puede definir derecha e izquierda? El diccionario nos dice que la derecha es la parte opuesta a la izquierda. ¿Podemos definir medio mundo por su oposición al otro resto? ¿Qué ocurre cuando anulamos su antónimo? ¿desaparece él también? El diccionario define izquierda como todo lo que queda en el hemisferio del cuerpo que aloja el corazón. ¿Quiere eso decir que los transplantados son ambidextros? ¿o no son nada? Y, ¿qué hay de la gente inmisericorde y sin corazón? ¿no tiene hemisferios? Por otra parte, el otro día implantaron una mano derecha en el lado izquierdo de un hombre. ¿Giraría los espejos de su casa? ¿Le trasladarían también el corazón para tenerlo al lado inverso? ¿Por qué deberíamos, entonces, dividir a los niños en zurdos y diestros? ¿Qué sentido tiene?

Einstein enunció la teoría de la relatividad, ¿responde a estas cuestiones?, ¿explica que una cosa puede estar a la vez, arriba y abajo, lejos y cerca, en el centro o en el extrarradio? Si modificamos las variables de la fórmula, ¿quedarán los pisos de la periferia en el casco antiguo? ¿habrá un boom inmobiliario en los barrios de chabolas? ¿tendremos un sueldo grande o pequeño? ¿de qué nos sirve, entonces, esa fórmula ? ¿Y qué demonios significa e=mc2?

Qué lío.

6 comentarios:

Karlitoss dijo...

Te aconsejo que para empezar a desliarte comiences a pensar en 11 dimensiones que son las que parecen existir y no las tres a las que estás acostumbrado...

Carles dijo...

Ying-yang, menos es más
Polos opuestos que nunca se juntan.
Ying-yang , vienen y van
Líneas paralelas que nunca se juntan.

Bien, mal, madera o metal
Puntos de vista que no se preguntan.
Tal cual, azúcar o sal
Dos que se oyen pero no se escuchan.

Ying-yang, Eva y Adán
Desequilibrio por una manzana.
Ying-yang, bastos o espadas
Palos opuestos en una baraja.

Ying-yang, salir o entrar
de un laberinto lleno de puertas.
Ying-yang, delante o detrás,
Dos que se buscan pero no se encuentran.

Pedro dijo...

No tendría que haberlo leído hoy viernes... demasiado espesillo...

Pocholo dijo...

Eh, tío, tienes que decirme qué te metes pa escribir estas cosas y quién te lo pasa

Arturo García dijo...

Para escribir esto me "meto" muchos libros y muchas horas de insomnio

belerofonte dijo...

Vemos que no se han resuelto tan fácilmente nuestras perplejidades pues si los otros nos ven, cuando peinamos raya a la derecha, como nos vemos nosotros cuando peinamos raya a la izquierda, ¡qué poco tiene que ver la imagen del espejo con nosotros mismos! ¡Nos vemos tan raros con raya a la derecha! ¿Es posible que ellos nos vean ahora como nos vemos nosotros en el espejo cuando nos hemos peinado la raya a la izquierda? Ahora, sin embargo, nos vemos tan normales. ¿Cómo debemos peinarnos, para que los demás nos vean como nos vemos a nosotros mismos? Las dificultades acaban de empezar.

No se necesita recurrir a la historia de la Revolución francesa para ver la imprecisión de estos términos, que son relacionales y relativos. En efecto, existe una "izquierda" sólo en relación con una "derecha" y viceversa, y siempre el más izquierdista tiene alguien a su izquierda y lo mismo le pasa al derechista (hasta que, cerrado el círculo, el ultraderechista extremo se encuentra a la izquierda del ultraizquierdista).
¡NADA ES LO QUE PARECE!