1 de junio de 2007

La gripe aviar

Esta mañana he sido secuestrado por un gorrión. El gorrión me ha sorprendido cuando he salido a la galería a cambiar la bombona del butano y me ha amenazado con picarme, pues estaba infectado por la gripe aviar. Cuando le he preguntado cuáles eran sus pretensiones me ha dicho que por el momento sólo quería ganar tiempo, pero que sus objetivos eran las esferas más altas del país. He sospechado que era un farol, pues sudaba mucho. Así que me he estocolmizado con él y le he ofrecido una aspirina o un gelocatil, por si tenía alergia. Al final se ha tomado una couldina, ya que parecía que le sentaba mejor. Después de tenerme retenido durante toda la mañana nos hemos hecho grandes amigos.

No hay comentarios: