1 de junio de 2007

Googlerismo

Me he aficionado a un extraño hobby: tecleo el nombre de alguien conocido en el buscador de google a ver qué sale. Una especie de voyeurismo en Google
Todo iba sobre ruedas: había descubierto qué fue de algunos compañeros de clase a los que había perdido la pista. Uno de ellos es arquitecto y ha montado un estudio en Nueva York. Otra chica de la que andé enamorado es ahora abogada en Alicante. Y el pelota que se sentaba detrás de mí y se comía los mocos es ahora senador. O sea, que apenas ha evolucionado. Incluso confirmé mi teoría de que mi tío Adalberto no había muerto sino que regentaba un reputado prostíbulo en Esplugues. Sí, es cierto que se había operado de cirugía estética y había cambiado de nombre, pero seguro que era él.
Pero como todo tiene un lado oscuro, se me ocurrió teclear mi nombre, y ante mi asombro he descubierto que tengo una cátedra de colombicultura y filatelia . Me he acostado pensando en cuál era la relación entre ambas materias, pero no daba en ello. Creo que viene desde el tiempo en que se usaban palomas mensajeras, pero no estoy seguro.
El caso es que desde que me he enterado de que soy catedrático en colombicultura y filatelia la vida me va mucho mejor. Tengo una mujer y dos hijos, a pesar de que siempre he sido soltero y estéril. Por cierto, mi nombre es Pantuflo Zapatilla.

No hay comentarios: